miércoles, 13 de enero de 2016

Branding con mayúsculas

El Branding no es sino el resultado de generar y poner en pie valores positivos dentro de tu proyecto de negocio para obtener Reputación de Marca. Es construir un Valor Funcional que cumpla con todos los requisitos de calidad exigibles pero también propuestos por los equipos de trabajo implicados en su diseño y construcción que desde el cuidado y el mimo puedan levantar un Valor Emocional trasladable, en el cuidado del detalle, a todos los grupos a los que interesa y que del devenir de todo ese esfuerzo genera un Valor de Responsabilidad Social Corporativa comprometido con todo el tejido interno al que cuida para que el proceso se retroalimente hasta que sea capaz de comunicar y mantener sus promesas a todo el tejido externo que se relaciona con el.

Si Marketing y todos sus soportes hubiesen logrado crear un movimiento de Feed Back suficientemente exitoso en la generación de fidelidad,en el tejido interno trabajando para direccionar hacia la conciencia que genera Reputación y que logra que el tejido externo muestre la cualidad que permite mantener satisfechos a todos los interesados ¿Alguien habría concebido la posibilidad de explorar nuevos caminos para ir más allá de ese simple resultado de atracción de potenciales?

Si las ofertas que Marketing propone para gestión de un departamento de RRHH potenciando una Cultura del Miedo para lograr que sus discursos sean repetidos al pie de la letra, dentro de los márgenes que imagina, imprimiendo ofertas tras ofertas a las que hay que adornar con proposiciones exigidas del compromiso que no pueden conseguir ¿Alguien habría pensando que quizá es el momento de buscar nuevas fórmulas lejos de las ofertas a grupos interesados en inversión y contratación y en compromisos de pernancia a los grupos compradores de Valor Funcional?

Llevo un tiempo observando, escuchando y viendo lo que se pretende implantar intentando adaptar todos los procedimientos a la consecución de levantar conceptos Branding, intentando ganar lo que nunca fue más que una utopía irrealizable para Marketing, Veo como se saca del fondo del armario los antiguos complementos intentando realizar cambios en el proyecto empresarial asumiendo que son necesarios modificaciones en las estructuras tanto internas como en las formas de relación, cambios en la conducta empresarial y le idea de gestión de forma correcta a los empleados para que todo esto suceda y siempre pienso ¿De que vale una campaña de lavado de imagen? ¿De que vale generar nuevos discursos aportados tamizandolos a través de los recursos de la neo lengua, enmarcados en costosas campañas de publicidad? ¿De que pueden valer todos estos esfuerzos si tu empleado es capaz de trasladar las incongruencias manifestadas en todos los puntos de encuentro, entre el discurso y la acción?


¿No se logra ver que no es la palabra o el uso de éxito que trabajan estructuras jeraquizadas apoyadas en Marketing donde hay que depositar la confianza para lograr resultados de Reputación, sino en la acción? Branding es el cuidado exhaustivo de la acción o lo que es lo mismo, ese punto de inflexión donde se provocan las carcajadas, risas y chascarrillos que son devueltos en todos los puntos de encuentro.

Viajamos hacia una adaptación completa al momento histórico que vivimos y el anclaje en el pasado no nos hará ir más rápido hacia una proyección de futuro y la evolución no se contenta con un discurso perfectamente relatado lleno de palabras que aparentan ser nuevas ocultando viejos hábitos y comportamientos. Si bien esos discursos hermosos dan muestras de éxito en la atracción, se muestran ineficaces en el mantenimiento provocando negociaciones imposibles con los grupos inversores y contratadores que dan al traste con contratos que obligan a presionar al tejido interno hasta límites de esclavitud y que solo sabe esclavizar al consumidor hasta perderlo convertido en infinitas lenguas que no solo merman los intentos de Reputación, si no que la destruyen.

No hay vuelta atrás, los mercados, hablan y gritan que un negocio no es sólo un nombre, un logotipo, un discurso corporativo. Un proyecto empresarial es como un ser vivo, donde cada componente es necesario para que viva o sobreviva, siendo más fuerte y capaz de devorar a la competencia, en el campo de Batalla llamado mercado.

El enfoque de este blog siempre a sido el trabajar con los equipos que gestionan los proyectos empresariales. Pero estas mismas fórmulas son enfocadas en la generación de valores positivos, a través de la fórmula de la LoveMarks que hace tiempo publique en este mismo espacio. Fórmula que desde ciertos puntos de Marketing intenta llevar, pero donde a final acaba de bruces contra la pared. Generar un discurso lleno de contenidos y enriquecido por acciones coherentes, de principio a fin, provocando el embellecimiento de Valor Emocional y comprometido con su Valor de Responsabilidad Social Corporativa.

Los mercados sabe ya que que se diga, no significa que sea cierto.

No es el momento de escuchar a personas de cierta reputación, que enumera las características del Branding como un concepto de fácil adaptación a los objetivos de Marketing con la aportación de la neo lengua y los soportes publicitarios.Hay que dar cambio al cambio si quieres realmente transformar a LoveMarks y EmployerBranding.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada