miércoles, 7 de octubre de 2015

Millenials Vs #Empresas



“No hace falta conocer el peligro para tener miedo; de hecho, los peligros desconocidos son los que inspiran más temor.” Alejandro Dumas
El etiquetado como una forma de encontrar argumentos para ofrecer cambios y pedir al grupo, al que va etiquetarse, un comportamiento aceptable dentro de los parámetros que se están dispuestos a asumir

Millenials o el nuevo producto. Visión general de la investigación

Preparación para la fuerza de trabajo 2020 es fundamental para la estrategia de negocio, crecimiento y rendimiento. Para entender los retos y oportunidades, Oxford Economics y SAP encuestaron a más de 2.700 ejecutivos y más de 2.700 empleados en 27 países durante el segundo trimestre de 2014.

Y la sorpresa llega con el resultado:

En base a las respuestas de la encuesta, se encontró que muchas empresas carecen de la estructura, la estrategia, la cultura, soluciones y recursos para gestionar los empleados de manera efectiva. Para tener éxito, una serie de factores deben ser abordados, entre ellos el papel y la relevancia de la estrategia de la gente; los cambios demográficos y las definiciones de trabajo en evolución; capacidad de liderazgo y el cultivo; empleado deseos y necesidades; y el desarrollo del talento.

Ahora, la sorpresa más impactante llega con la toma de acción, al respecto del tema, que hacen algunas empresas con presencia dentro del panorama actual como Telefónica que, arrastrando su extraño Valor Reputacional obtiene, en apariencia, la clave o aquello de convertir un resultado en un producto que ha de ser vendido. ¿A quien venden? porque Telefónica, a día de hoy, sigue empeñada y esforzada en su política del abaratamiento de costes externalizando todo el trabajo de base. Trabajo de base o que toca todos los puntos de encuentro y que sigue siendo despreciado por las cúpulas directivas, en todas las estruturas jerarquizadas, precarizandolo, cuando son esas fuerzas de trabajo las únicas suceptibles de extraer las cotas de realidad del entorno en que realmente viven para poder vender a esta supuesta generación "extraña" a las antiguas formas de trabajo .


¿A quienes están vendiendo? Dado el resultado del estudio, parecemos todos convenir en que las empresas se están colocando en espacios alejado de los mercados o allí donde los grupos interesados no tienen la menor de intención de acercarse, y lo hacen casi sin ser conscientes de porque les sucede. Sin embargo, las claves las tienen delante, en la utilización del discurso generado por la Neo Lengua que tiene como máximo objetivo, quizá único objetivo incautar a los usuarios, a los empleados, a los que también considera usuarios pero, ¿no es cierto que el estudio deja entrever que estos son capaces de ser conscientes de la realidad, incluso alejándose de los nuevos discursos?

Aún así incurres en el mismo error de tomar, reestructurar para convertir en discurso corporativo una intención que solo estás dispuesto a permitir, solo de "cierto modo" del que avisas a los posibles candidatos, en círculos cercanos a las cúpulas y olvidas que, la realidad a la que no te quieres enfrentar como empresario es precisamente la de que nuestros empleados, los más ninguneados, los más despreciados son los que tocarán a toda esa generación que tanto temes y a la que intentas premiar, con cargos de máxima relevancia pero solo si se avienen a seguir cumpliendo con tus objetivos, mientras te alejas, en todos los puntos de encuentro de la generación que, quieras o no, seguirá moviéndose y convirtiendo tu vida, como modelo empresarial, en una pesadilla.

La terquedad de las estructuras jerarquizadas sigue manifiestándose en la absoluta creencia de que "vendiendo" lograrán transformar una realidad que, a día de hoy, les viene grande, les atosiga en todos los puntos de encuentro y les agota por la falta de confianza que seguirá negándoseles, mientras no logren cambiar esa necesidad que les hace creer que el paternalismo es una forma de influencia en los mercados.

Lo hemos visto en las fundaciones y becas por la RSC que intentan vender entidades bancarias. Lo vimos en el desembarco que la LoveMark España hizo en redes, con la construcción de espacios virtuales que nadie visita y que mueren por abandono en múltiples, a veces casi incontable puntos de internet. Lo vemos a diario en la agonía de los medios de comunicación habituales que solo toman presencia y valor en una generación casi extinta que ya no consume y no agota las existencias.

El Valor de Reputación, esa imperiosa necesidad de ser un miembro influyente de la comunidad donde habitas pasa precisamente, por las antípodas de estos vanos intentos de volver a tomar poder en la tomade decisiones en la pérdida de identidad grupal de los Millenials porque aún etiquetándo y vendiéndoles el producto como algo deseable y realmente atractivo, el atractivo de los Millenials es la cualida de empezar el día en esto para terminar en la antítesis en menos de una hora, con la absoluta certeza de que en la diferencia y la individualidad está el talento y la creatividad. Solo el proyecto empresarial que logre gestionar equipos de trabajo asumiendo la genialidad de cada miembro, son los abocados al éxito y no solo arriba, en círculos cercanos a las cúpulas porque, aunque logres vender a 1000 chic@s que Millenials, lo que tú dices que conviene al cambio que estás dispuesto a aceptar como políticamente correcto, por debajo, en la base de la pirámide, allí donde vendes Valor funcional y quieres expanderte, seguirá, te guste o no, el cambio real.  Ese cambio que convierte en realidad ese estudio que da las claves que construyen al nuevo usuario, al nuevo empleado. El Millenials, siempre en movimiento a pesar de tus esfuerzos por encapsularlo en la etiqueta que estás dispuesto a aceptar.

Interesante investigación pero aún más interesante es la forma de reacción ante él de las estructuras empresariales que no pueden rendirse a la evidencia de que la Era Industrial, acabó.

"...muchas empresas carecen de la estructura, la estrategia, la cultura, soluciones y recursos para gestionar los empleados de manera efectiva..." Cierto, queda claro que no y mientras sigan depositando toda la estructura sobre la perversión del objetivo de "Un negocio solo que crea para ganar dinero" seguirán perdidos, por más que lo intenten.

¿A quienes están vendiendo el Millenials? ¿Al Millenials que nunca tocará la realidad de su generación, esa generacion a la que habrá que vender Valor funcional?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada