miércoles, 30 de septiembre de 2015

#EmployerBranding VS Cultura del Miedo


Pareciera que solo podemos escuchar, una y otra vez, que Branding es una palabra inglesa que habla, sobretodo y ante todo de Imagen de Marca, o como espera maquillarla Marketing, ese proceso de construcción que se manifiesta como la estrategia de gestionar activos tangibles, de forma directa o indirecta modificando nombre comercial, logotipo y símbolos, hasta dar con la clave de quedar impresos en los grupos interesados, como un sello indeleble que permanecerá más allá de los tiempos, logrando posicionar en los mercados, como una marca de diferencia que te aleja a la competencia en el imaginarum del usuario, como si se tratara de extraer de un proceso mágico la base del éxito, extrayendo de esas pequeñas modificaciones el poder para lograr como, desde la apariencia, cambia la percepción que de nosotros tiene aquel interesado que sabe de lo que cuento, en mis mensajes publicitarios y de lo que sabe y yo no cuento.

"Emplead vuestros poderes sobrenaturales. Usádlo todo, incluso cambiando palabra por palabra, mejorando incluso el arte del trilero, o el charlatán de feria"

Escuchamos las técnicas, dimes y diretes de la neurolengua, las propuestas de la neurociencia que busca sorprender cuando la sorpresa aún no logra ocultar lo que no contamos y a pesar de todo me esfuerzo, en añadir detalles que por parecer, Marca, ocultando empresas, monopolios, oligopolios que siguen persiguindo solo producción en cadena, y sorpresas publicitarias, obtienen más de lo mismo, osea, nada.

Y de cambios profundos, más de, nada o la incapacidad de las cúpulas que no lograr aún percibir que el empleado es un cliente potencial que ha de ser convencido más allá de ser comprado con un elaborado discurso, en medio de un sorprendente evento de enorme riqueza,o a través de multitud de mensajes motivacionales que gustan del plasma porque suenan a palabras huecas en personal de RRHH que enarbola políticas sustentadas en la Cultura del Miedo mientras escamotea la lenteja.

Convencido para poder convencer, al que sabe que por más que se vista de seda, la empresa, ahora convertida en "Marca" sigue negociando solo para ganar, allí donde todos los demás pierden.

Y mientras, seguimos empeñados en crear políticas y procedimientos que dejamo en manos de empleados descontentos, a pesar de sostener aquellas sonrisas falsas, y que son capaces  de derribar cualquier campaña publicitaria en las que invertimos interesantes sumas de dinero.

Generamos esfuerzos imposibles en borrar huellas pasadas , pero si seguimos gestionando la empresa como antes o usando nuevas formas, adaptándolas hasta hacerlas igual que las viejas, sin modificar el negocio de nada te servirá.

Pongamos el ejemplo  de Youtube de cuando intentamos ver un video de cualquier tipo, aparece el percibido como temido y desagradable anuncio y la reacción de todas las personas que conozco es ver cuando se activa el botón de saltar para decidir si es el momento adecuado para bajar el sonido. De que te vale decir que eres de una forma si realmente no respetas lo que dices que eres.

Parecieran que son nuevos para lograr lo que las estructuras jerarquizadas estiman como lo único bueno o aquello de no cambio nada porque, siendo que eso trajo el éxito pasado ¿Porqué íbamos a cambiarlo?. Lo nuevo, en apariencias. Lo nuevo en cambio superficiales pero allí donde brilla la palabra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada