miércoles, 10 de septiembre de 2014

#Reputación de #Marcas , vinculación con Reputación on line

 LoveMarks&Brand =  Valor Funcional + Valor Emocional + RSC

En medio de nacimiento de la Era de la Información, sus formas han logrado ya manifestarse como elemento de tales dimensiones que la Imagen Corporativa, lo único que puede pensar para pensarse como entidad de éxito en ella, es el resurgimiento de tendencias donde la libertad de expresión y de acción sean fuertemente reguladas para no perder el control pero, de alguna forma, cada paso en este sentido, revierte en más y más y más Reputación negativa que gestionar.

Mientras estiman peligrosas las formas que permiten las relaciones y la distribución de la información, la realidad se les escapa por entre los dedos, no hay peligro más que en la capacidad reflexiva del interlocutor, su habilidad para dar respuesta y su capacidad de acción porque, mientras se aterrorizan por las RRSS, sin embargo, el peligro real al que está expuesta la Imagen Corporativa, no es más que la acumulación de errores cometidos por ella misma, a lo largo de la relación con sus grupos interesados.

La única forma para poder conseguir una mejor reputación en las redes y en la vida virtual, es, en realidad, construirla y conseguirla en la vida real.

Potenciar la formula LoveMarks&Brand. La única forma de poder conseguir levantar el proceso de implementación necesario para establecerse, con éxito, en todo el nuevo espacio creado, a través, del sentimiento de haber y ser constantemente susceptible de ser estafado, engañado.

Creer que esta construcción podrá realizarse desde los mismos procedimientos, políticas y estrategias empleadas, en un pasado, por la Cultura Corporativa es caer en el error del que siendo viejo, quiere vivir como si tuviera la apreciable edad de 15 años y manifiesta la carencia absoluta de profesionalidad y creatividad necesaria para vivir en las épocas actuales, dejando a la vista, proyectos empresariales que, lentamente tenderán a la desaparición de nuestros entornos y vidas.

Establecer el lanzamiento de mensajes donde, en apariencia, la construcción de Reputación es correcta, no devolverá más que más de lo mismo a todos los puntos de encuentro porque, por más atractivo que se haya construido el discurso corporativo, seguirán funcionando la capacidad reflexiva y el deseo de compartir experiencias positivas  y negativas en toda la red de contactos, con lo que, además, se podrá establecer líneas efectivas de acción para desestimar o abastecer la necesidad que ofrecida, ni siquiera puede ser reclamada como defectuosa.

La Imagen Corporativa, por más esfuerzos que realice, nunca más volverá a pode extender el velo de misterio y atracción que antes empleó porque los velos, ya no existen, ni son deseos manifiestos en los mercados, donde la transparencia y la exigencia de cercanía, más un riguroso cambio de sentido obliga a ser honestas, desde lo que se habla, hasta lo que se hace realmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada