jueves, 20 de febrero de 2014

Experiencia Emocional, transformando Embajadores

Esfuerzos de décadas donde la Chispa de la Vida se convierte, en manos de políticas de "abaratamiento" de costes, en Chispas de muerte. Los esfuerzos por "compartir experiencias" de quien es percibido, desde siempre, como aquel con el que peor relación empresarial he mantenido a lo largo de toda mi vida, son dos pequeños ejemplos, allí donde las estructuras que en "apariencia" les protegian, caen sin remedio y los juegos de oligopolios, parecen ser las únicas formas de hacer negocio en este entorno, sin embargo, la opción de éxito para un futuro que ya es presente, es la de percibir y tratar a los empleados sufridores de las estructuras jerarquizadas de la Era Industrial, como lo que en realidad son, el Valor más costoso que tiene un proyecto empresarial, el motor que mueve el proyecto y la posibilidad de ser convertidos en la fuerza de movimiento real en las comunidades donde habitamos.

Estos empleados transformados en embajadores, compartirán su experiencia emocional y dirigiéndola, a los grupos interesados en el tejido externo de la empresa, aquellos a los que llamamos clientes o posibles clientes, para poder mejorar dicha experiencia emocional, tendríamos que potenciar la pirámide de Maslow que ya he podido comentar en anteriores publicaciones.

Cuando hablamos de Emociones, tenemos que tener en cuenta que estas emociones no se pueden crear de la nada y decir que las gestionamos, cuando esa gestión no es real, ya que la verdad caerá, sin duda, frente las acometidas en el campo de batalla llamado Mercados.

Al hablar del aprendizaje emocional podríamos pensar en los primeros años de nuestra vida, donde adquirimos estas emociones de forma natural, las cuales usaremos en nuestra edad adulta sin pensar en como reaccionar, acciones o gestos para identificar los estados como podrían  ser el Asco, Orgullo, Tristeza, Relax, Hostilidad, Ira, Sorpresa, Miedo o muchos otros factores. Este concepto simple llevado al campo del Valor Emocional, dibuja con claridad la importancia de nuestros empleados, entre más cercanos al punto de encuentro más denostados y ninguneados por la Imagen Corporativa y tan importantes para la Imagen de Marcas ya que estos empleados, así como cualquier persona que lega a conocer nuestra empresa, se relacionan con ella a través de los recuerdos vividos en situaciones con la empresa y esto, se quiera o no, se vera reflejado en las emociones.

Podemos usar discursos nuevos, imágenes, modificar el logotipo, los mensajes a través del uso de la Neo Lengua pero, esos sentimientos están y de forma constante porque ya la confianza no se exige, se gana, con cualquier gesto o reacción por parte de la Empresa con el usuario. Solo cuando realmente realicemos las modificaciones oportunas, desde el interior de la empresa y desde lo más profundo de las normativas, la comunicación y gestión de los empleados de una forma positiva, a través de una jerarquía no vertical si no horizontal probado en grandes Empresas y con resultados óptimos. Cuando consigamos una transformación real, visible y que sea capaz de resistir los embates en el campo de batalla, conseguiremos una experiencia emocional favorable, creando unas emociones positivas.

Página 1     Página 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada