jueves, 9 de enero de 2014

El 2013 en colaboraciones especiales

Con el objetivo de inyectar energía a los equipos de trabajo, reforzando conceptos como los de potenciación del espíritu de equipo que fortalece los lazos entre empleados y el deseo de empresas que necesitan convertirse en LoveMarks y para ello, clarifican una estrategia relacional correcta que ha de ser puesta en pie por trabajadores inmersos en la construcción de Employer Branding, el 2013 se ha convertido en un año vital donde poner en pie, propuestas concretas de implantación en propuestas que ya están en marcha hacia el futuro, mientras, la mayoría aún espera que se solidifique una vuelta atrás en el tiempo, ancladas en estrategias de construcción de Cultura del miedo.

Tal es el caos reactivo que podemos observar que la apariencia es que se logrará instalar el regreso al pasado o que tendrá éxito la copia sistemática de fórmulas que países, que solo logran vivir en el despliegue de políticas de abaratamiento de costes por falta de creatividad manifiesta en las individualidades que los componen. Sin embargo, es solo una ilusión transitoria, por más amenazadora que parezca, uno a uno, todos estos hábitos y sus consecuencias tenderán a la desaparición porque, siendo los mercados internacionales, el anhelo de nuestros modelos de negocio, es desde esos mismos mercados donde más remarcada está la intención de destruir con mañas tan antiguas como, lo es, la tinta con la que se escribió el Lazarillo de Tormes.

La incapacidad para asumir el futuro en el presente. La ausencia de intención de avance. La imperfecta cualidad de ahogar las circunstancias para malearlas hasta transformarlas en lo que añoramos. La búsqueda y aceptación de la triquiñuela para maquillar una realidad, hasta dejarla en aparente en su presentación en sociedad, no revertirá, ni añadirá valor, más bien lo quitará, a la construcción de Reputación que reclaman los mercados internacionales.

El intento de levantar Valor Emocional, reclamando, argumentando la opción e incluso exigiendo "amor", no lograrán hacer crecer ese Love que se necesita.

El intento de vender Valor de Responsabilidad Social Corporativa como regalos, de agradecimiento, a una sociedad capaz de organizarse para producir lo que se ofrece, devenga de forma innecesaria en el diseño de una Imagen caritativa que no satisfacerá, de ninguna forma, a las comunidades reales.

El concepto de Reputación, bajo estas premisas, será algo "vendible" pero poco comprado.

La terca realidad, aporta, a pesar de la apariencia, una corriente de emprendimiento colaborativo que vive aún de forma subterránea buscando lentamente hacer aparición en la superficie y aunque la superficie, se empeñe en apoyar solo los brotes que se le parecen y le son afines, el subsuelo levanta estructuras complejas que semejan la plantación y florecimiento de una sola semilla de bambú. Cuando ella haya tomado todo el subsuelo, borrará de un plumazo lo viejo y dejará toda la montaña repleta de bambú.

 A lo largo del 2013, he tenido la oportunidad de encontrarme con gentes maravillosas que trabajan en pos de levantar estructuras coherentes y me viene a la memoria muchas actividades que pude diseñar para ayudar a la transformación de proyectos empresariales de alto impacto, las últimas, en estas navidades satisfacen mis expectativas de trabajo, donde no solo se pretende cubrir un expediente que evaluarán unas cúpulas alejadas de las realidades, para pasar a trabajar con la necesidad de transformación profunda y la implantación seria del amor al proceso en todas sus fases.

Sin la menor duda, el futuro ya es presente, a pesar de las apariencias que muestra todo el entorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada