miércoles, 11 de septiembre de 2013

Modificaciones urgentes en las estructuras empresariales

Modificar la conducta empresarial no es algo optativo, es necesario  y más en el momento actual. La transformación de estas empresas y gestionadas solo con una visión proyectada desde Marketing, no obtienen la implementación adecuada de fórmulas que generen un Valor Funcional + Valor Emocional + Valor de RSC. Se logra una proyección de ideas pero los mercados exigen acción y una acción correcta que, si no se corresponde con lo dicho, no obtiene más que un sentimiento de descrédito, cada vez más alto. No es nada fácil, pero es necesario por que sus métodos traídos desde la era industrial, ya no son eficaces y han dejado de ser efectivos.

Con una perspectiva, de abaratamiento de costes en plena crisis y una subestimación de la fuerza que tiene el reclamo de los mercados nació un híbrido que podría llamarse, algo así, como PersonalBrandMarketing, casi igual de ineficaz ya que sus métodos siguen basados en la idea fomentada y nacida en un interés y con objetivos de expansión y conquista que se apoya en una intención evidente de impacto de venta, a la que Marketing ha aportado, con éxito todos sus recursos pero que, en estos momentos, sigue sin dar resultados favorables a la formula de la LoveMarks

Unos objetivos de expansión apoyados solo en Impacto de ventas, simplemente, es contrapuesta al deseo y el trabajo de Branding que vive el reto de establecer relaciones estables y duraderas, más allá del momento de atracción.

La confusión de elementos de trabajo, es significativa y se puede observar como arquitecturas de RSE, basadas en una tendencia que pretende "Devolver a la sociedad, parte de los beneficios obtenidos de ella", como garantía de buena voluntad, es tomada en las comunidades reales como un detalle de "caridad" percibido como decadente y que incluso provoca, cierto desprecio, al que de forma bastante efectista, contraponen bajo el argumento de que, estas estrategias, solo perpetúan una relación insana de "dependencia" con aquello que, perciben como ofrecido por quienes les generan más "molestias" que beneficios.

Todo ha cambiado y en momentos donde se han de tomar decisiones difíciles, la tendencia habitual es la de intentar acomodar a los hábitos de rutina ya existentes, la forma en que parezcan cambios reales, pero, la realidad, después de un tiempo de vanos intentos por convencer, termina imponiéndose, el asunto ya no va de convencer a nadie, va de ganarse la confianza y para ello, hay que trabajar duro, más cuando, anteriormente, has fallado gravemente en las relaciones que establecistes.

Desde un punto de vista 3.0, los modelos de negocio que durante mucho tiempo vivieron de una rígida Imagen Corporativa, si quieren permanecer, deberán efectuar cambios profundos en sus estructura y no solo superficiales en intentos de cambio de Imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada