miércoles, 24 de abril de 2013

Individuos sociales y equipos de alto rendimiento

Los equipos de trabajo de cualquier empresa, desde la más grande a la más pequeña, están integrados por personas y éstas, en realidad, no son solo un número en una estadística.  Crees tener a salvo las estrategias y objetivos, estamos absolutamente seguros de que dado el esfuerzo que realizamos no acceden a la información más sensible pero las personas se interrelacionan entre ellas y, además, con  personas fuera del trabajo, conocidos o familiares e incluso con desconocidos de una forma directa o indirecta, son personas que les escuchan y que les aportan información relevante que creíamos a salvo desconectando departamentos, desgeolicalizando tareas o aumentando la temporalidad de sus puestos de trabajo. Los empleados son, ante todo, sociables compartiendo información, experiencia y conocimientos.  ¿Cuanto control creemos que necesitamos para evitar esa cualidad inherente al ser humano? ¿Y si no se puede evitar porque no convertirles en embajadores, en vez de creer que, tratarles como enemigos es la solución más acertada?

"El individuo es esencialmente social. Lo es no como consecuencia de las contingencias exteriores, si no como la consecuencia de una necesidad íntima. Lo es de forma genética" Henri Wallen.

Cuando un proyecto empresarial comprende esto y empieza a generar una serie de cambios que se aplican desde la gestión de los equipos de trabajo y les lleva, incluso, a  modificar la propia gestión interna, dar un paso más allá y hacerlo de forma consciente y estratégica nos llevará, sin falta, a transformar el modelo de negocio en Imagen en Marca.

Generar Imagen de Marca es optar por una estrategia de éxito para permanecer en los mercados obteniendo el Valor de Reputación que ahora se requiere, generar una buena relación con el empleado, influye directamente en mejorar la relación con el cliente, primero porque las construcciones internas devuelven contenidos óptimos para levantar RSC, segundo porque un buen contenido se puede transformar en experiencia para compartir, tercero porque haciendo un uso estratégico de la comunicación bidimensional estaremos mejorando nuestro Valor Funcional y estabilizaremos todo el proyecto, permitiendo que la estabilidad permita la creación de un Valor Emocional enriquecedor.

Una cultura de Marca participativa que genera fans en vez de empleados, de forma irremediable, transformará clientes en fans porque nuestros empleados pasarán a ser un grupo de trabajo que puede ser considerado equipo de alto rendimiento realizando una transformación óptima que revierte en Reputación de Marca. Con esta nueva forma de gestión de la empresa, se conforman interacciones más eficaces que desde el punto de vista social, dará con la forma más certera de relación consiguiendo asegurar la objetividad que garantice una buena ética, con la que construir promesas de obligado cumplimiento más cercanas y eficaces.

Un individuo tratado y visto como potencia y no identificado como un número, siente en su interior un elemento motivador, un fuego que logra alimentar un Valor Emocional y un Valor de Responsabilidad Social Corporativo que luego podrá trasladar. Cuando el proyecto empresarial comprenda y aprenda a gestionarse como Marca, conseguiría agregar más Valor transformándolo en leña para fortalecer, de forma natural, las llamas para que cobren más fuerza y altura, consiguiendo fortalecer la confianza y la misma conciencia colectiva, generando la innovación en nuestros empleados y equipos de trabajo
.
 Empleados forjados en ese temple se transformaran en la mejor defensa, con la que se puede contar frente a los mercados en constante movimiento, transformando en un campo de batalla, donde no ganara el quien solo tenga una buena estrategia, si no el que cuente con una estrategia y unas tropas, que aumentara su resistencia apoyando a la marca, fortaleciendo el empuje en la batalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada