miércoles, 27 de febrero de 2013

El viral de LEGO que la Imagen Corporativa no conseguirá

Cuando una acción empresarial, de este tipo, se convierte en un viral de proporciones gigantescas, la primera lectura que debemos hacer es:

Ante una acción tan insignificante, con una inversión mínima, en apariencia tan llena de sentido común ¿Que revela el click que la comparte? la desconfianza, la desacfección la falta absoluta de credibilidad de la Imagen Corporativa acumulada a lo largo de toda la Era Industrial, es loza que cuelga de la Reputación de los modelos de negocio con los que convivimos.

Ante esto, solo queda observar con, absoluta, precisión la imagen de deshumanización, de lejanía y de torpeza que la Imagen Corporativa ha estado generando, desde que aparece.

La viralización de este suceso, habla de la demanda creciente, en todos los puntos de encuentro de un compromiso real de nuestros modelos de negocio ante sus grupos interesados de construcción de un Valor Funcional que pueda ser atado a un Valor emocional y a un Valor de Responsabilidad Social Corporativo que, logre establecer su base de diseño, justo en la necesidad detectada en la comunidad donde pretende habitar, dejando, en evidencia que todas las estrategias acometidas con éxito, en épocas anteriores, solo han dejado en la conciencia colectiva la certeza de que todo proyecto empresarial, con el que pretendan establecer relación, tenderá, de forma irremediable, a volverse inconfiable.

Vivimos en medio de un mal sistémico que no logra establecer confianza y que, además, es constantemente golpeado, por falta de personalidad, en todos los puntos de encuentro. Un mal que se esfuerza en la lucha por permanecer, cuando son los modelos de negocio que están tendiendo a implementar cambios para dar respuesta a estas demandas, los únicos que logran dar con claves de éxito.

Esta historia comienza con Luka. Luka es el cliente más pequeño, en importancia, para una gran compañía empresarial.

Hola, mi nombre es Luka y tengo 7 años. Con todo el dinero que me dieron por Navidad compre el kit Ninjago Ultrasonic Raider. El número es 9449. Es realmente bueno. Mi papá me llevó a Sainsburys y me dijo que dejara en casa los muñecos pero yo los llevé y perdí a Jay ZX en la tienda cuando se salió de mi abrigo. Estoy realmente triste por haberlo perdido. Papá me dijo que les enviara un email para ver si podrían enviarme otro. Prometo no volver a llevarlo a la tienda de nuevo, si me lo envían. Gracias

La respuesta de Richard desde el departamento de Sevicio al Cliente de LEGO fue:

¡Gracias por enviarnos un email!

Lamentamos mucho saber que has perdido tu minifigura de Jay pero parece que tu padre tenía razón cuando te dijo que la dejaras en casa. Parece también que estás muy triste por la pérdida.

Normalmente deberíamos pedirte que pagues por una nueva figura si la has perdido y necesitas reemplazarla. Mis jefes me han dicho que no puedo enviarte una gratis por tu pérdida pero he decidido hablar con Sensei Wu para ver si puede ayudarme.

Luka, le dije a Sensei Wu que haber perdido tu minifigura Jay fue puramente un accidente que no volvería a suceder nunca más. Me dijo que te dijese: “Luka, tu padre parece un hombre sabio. Debes proteger tus minifiguras Ninjago como los dragones protegen las armas de Spinjitzu.” Sensei Wu también me ha dicho que estaba bien enviarte un nuevo Jay y que también sería bueno incluir algo extra para ti, porque alguien que ahorra todo su dinero de regalos de navidad para comprar el Ultrasonic Raider debe ser un gran fanático de Ninjago.

Así que espero que disfrutes de tu minifigura Jay con todas sus armas. Tu serás el único en poseer una figura Jay que combina 3 Jay en una. También te voy a enviar alguno de sus enemigos para que puedan luchar.

La lástima es que cuando, al abrir espacio de colaboración con empresas que aún viven en la Era Industrial para la implantación de estructuras que les devuelvan Reputación, el obstáculo, el problema, la objeción ... nunca es el dinero. Dinero hay y de sobra, en según que ámbitos, pero la cuestión fundamental es que muy pocos están dispuestos a hacer esfuerzos para lograr una transformación, en el mismo núcleo que les está siendo demandado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada