miércoles, 4 de julio de 2012

Líderes Vs Líderes creativos. Gestión de liderazgo

En Gestión de liderazgo y desarrollo e implantación liderazgos creativos cuando escuchamos o hablamos, del estatus de líder, podemos observar que lo normal, al nombrar la palabra líder, es asumir las claves necesarias y exigibles para ser un líder de grupo, son ciertos rasgos como el de flexibilidad, inteligencia, autoconfianza, energía, dominancia y muchas otras características heredadas de los sistemas de producción en cadenas de montaje, donde la orden y la realización de una tarea simple configuran el preciso movimiento que hace funcionar un buen reloj.

Pero nuestros sistemas empresariales ¿Funcionando como cadenas de montaje podrán seguir cosechando éxitos en una era donde el aumento de la información reclama conceptos de relación que no puede contentarse con cuatro premisas lanzadas al viento en un tono carismático y atrayente, sin caer en la secuencia de quien va a leer lo que dices y a compararlo con lo que en realidad haces?

Cuando los  grupos de trabajo son gestionados de forma jerarquizados o lo que viene a resultar, más de lo mismo o  de una forma tradicional, lo que sucede de forma palpable es que aparezcan varios lideres que conviven en el entorno predominando la ley de la selva o el más fuerte, gana. Aunque la mayor parte del tiempo se trabaje en crear apoyo, el resto del tiempo surgen discrepancias que relentizan la consecución de objetivos, dando pie a una batalla de fuerzas progresistas y conservadoras que permiten la aparición de sabotajes que perjudica, de esa forma,  la productividad grupal, que si bien, en un mecanismo de montaje puede resolverse con la aparición de una fuerza mayor que habitualmente se escuda en estrategias que provocan el miedo generalizado, en un contexto donde la producción en cadena de productos pasa a relacionarse con los grupos de interés requiere de productividad o el máximo esfuerzo en acentuar la relación que, en realidad, no permite un despliegue corporativista que nunca a obtenido recursos suficientes para tener poder moverse con libertad de acción y resolución de conflictos sutiles.
Cuando los equipos  se gestionan de una forma mas horizontal,  mejoran la claridad  y la comunicación, y se termina consiguiendo que los roles puedan rotar de una forma más sana consiguiendo un adecuado equilibrio entre el encuadre corporativo y la libertad creativa que requieren los grupos interesados ofreciendo soluciones que enriquecen a todos en todos los puntos de encuentro obteniendo un mejor rendimiento

Conseguir una mejora en la productividad, para conquistar los objetivos marcados y por el camino, generar el valor de imagen que habla de que quieres seguir permenciendo en los mercados, ahora, cuando y sin la más mínima duda, hemos dejado atrás a la Era Industrial y nos adentramos, en una Era de la Información exigente y siempre alerta a las contradicciones emitidas por la voz corporativa y lo que en realidad hace esa voz que tanto promete es vital y en este proceso más que nunca  llegaremos a ser conscientes de que quien es un buen líder aquel que no solo grita más alto y somete con más eficacia a los individuos a planes diseñados, tan lejos de los puntos de encuentro, que simplemente son tan ineficaces como ineficaz es el líder que obliga a llevarlos a cabo, ahogando voces creativas porque, en realidad, no puede aportar soluciones globalizadoras que den satisfacción real a todos los implicados e interesados en el modelo de negocio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada