martes, 29 de mayo de 2012

Sub lectura del concepto de Maslow

El departamento de RRHH, es sin duda la piedra angular que va a diseñar y poner en pie, las apoyaturas necesarias para la gestión de una Responsabilidad Social Corporativa adecuada para conseguir la Reputación que, en estos momentos, exigen los mercados. Team Building es el recurso más útil con el que pueden contar en Recursos Humanos pero ¿Sobre que bases de pensamiento intentamos las nuevas construcciones?

Es la pirámide de Maslow una de las bases más controvertidas de la implantación de sistemas más horizontales en el tejido empresarial y es sobre su interpretación donde se posicionan lecturas erróneas que no dejan fluir la experiencia vital que permitirá los cambios. Resulta asombroso, como, por ejemplo, en ciertos entornos se manifiesta una sublectura que atrae el fracaso más estrepitoso. Siguiendo la pista a esta lectura no correcta, podemos desvelar, sin duda alguna el prejuicio que ata y limita la posibilidad de éxito.

Sub lectura del concepto de Maslow

Estimar la pirámide de Maslow como un paradigma que atrae mejoras substanciales, puede verse obstaculizado por pensamientos simples del tipo: "Si el empleado consigue todos sus deseos, dejará de ser productivo, porque arriba ya no deseará nada por lo que luchar".

A la vista de este pensamiento dejamos acciones tipo, como la de olvidar conscientemente la realización de algunos de los escalones para evitar ese resultado que imaginamos como cierto.
La devolución es instantánea y de una envergadura que obliga a tomar por falsa la premisa puesto que habiendo implantado unos simples cambios, sin embargo, hemos olvidado otros y volvemos a obtener los mismos resultados que teníamos antes de hacer el esfuerzo, mientras, miramos con cierta envidia, como otras empresas consiguen resultados de éxito que nosotros no podremos obtener nunca y seguimos si entender, porqué ellos, si y nosotros no.

El error, sin embargo, continúa estando presente en ese pensamiento simple que niega el crecimiento de la implantación partiendo de una premisa errónea. Arriba de la pirámide, con todos los deseos cubiertos, el ser humano elige siempre ser útil a los demás y un empleado fluctúa entre su propia satisfacción personal y la posibilidad de ofrecer algo de valor real que beneficie a quien lo va a adquirir, enriqueciendo, a su vez, al tejido empresarial que seguirá en la eterna construcción de productos y servicios, cada vez más útiles y bellos. Un pensamiento tipo erróneo ha dejado pasar la oportunidad de crear los tres valores con los que habría obtenido la Reputación que ansía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada