martes, 6 de marzo de 2012

#Brand #TeamBuilding y la productividad eficaz

El Brand Team Building busca extraer de las personas los valores más útiles al desarrollo del trabajo en equipo potenciando al máximo la creatividad y el talento, que bien encuadrado y bien estructurado, consigue impregnar todas las tareas cotidianas que se deben acometer en un puesto de trabajo. Brand Team Building genera trabajo en equipos de alto rendimiento capaces de  constituirse, a través de las habilidades individuales en soportes que generarán la confianza y la fidelización que, no se puede exigir sino se gana y transforma un concepto de empleado común a un concepto de embajador que puede sostener y gestionar una Imagen de Marca perfecta. Brand Team Building diseña y gestiona el trabajo grupal hasta convertirlo en una fuente de talento que puede aportar y trasmitir soluciones reales que beneficiaran al modelo de negocio y también se esfuerza en entrenar líderes creativos con las habilidades necesarias para gestionar talento y aportar el desarrollo estratégico de espacio que potencian la creatividad de todo el grupo, siendo más talentoso y ofreciendo soluciones más globalizadoras e innovadores.

Si tu empleado es un número que debe comportarse siguiendo unos parámetros que se distribuyen en una percepción de la productividad como un engranaje copiado de las primeras cadenas de montaje y no logra entenderse que el sistema estructural que busca construir un proyecto empresarial como una de esas cadenas no logra más que piezas que difícilmente se logran encajar en un engranaje que no puede asumir la creación de un Valor Emocional y un Valor de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) correcto, no estarás, aunque lo parezca, fomentando la Imagen de Marca que necesitas.
Puede que tu cadena de montaje sea perfecta para elaborar y encajar piezas mecánicas o materiales y objetos. Puede que de allí salgan productos más o menos necesarios, pero cuando la construcción toca a otro ser humano, la cosa cambia de forma radical. Un objeto, un mensaje, una estrategia o procedimiento, una acción o propuesta toca a un interlocutor y lo que nunca logrará el mecanismo de éxito de una cadena de montaje es tocar o influir en el imaginarum y la capacidad reflexiva de ese interlocutor.

Tu empleado, acumula un bagaje, familiar, social, cultural y posee habilidades de las que nunca te has percatado, porque sostenías solo el interés de que realizara solo una función, casi mecánica, dentro de un engranaje que solo tú conocías. Sin embargo, él es quien interacciona con tus grupos de interés en todos los puntos de encuentro. Tú empleado está, donde tú hace tiempo que no llegas más que a través de informes y estadísticas varias. Él huele la realidad de lo que pasa, siente tu cuidado, tu objetivo real y tu aprecio hacia tu proyecto, tu empleado, tu proveedor, tu cliente y todos tus grupos de interés, conoce tus estrategias aunque tu te hayas esforzado en guardarlas porque él escucha, lo que el cliente habla y puede asociar la información, mientras tú solo escuchas lo que él hace para controlar que si repite o no correctamente, el discurso que tanto te enamora y que crees deberá enamorar a todos. Te mientes, y el más insignificante de tus empleados sabe más del proceso que tú mismo y además, conoce las reacciones que provoca tu discurso.

Si no logras tener fans dentro de tu empresa y tu único esfuerzo pasa por demandarlo consiguiendo un ejército de eficaces actores comprometidos con la tarea de fingir es hiperactividad extraña que muestras los camareros, tú puedes seguir gritando que eres Marca, inventarás otra palabra nueva cuando esa no te valga, como ya no te vale empresa, comprarás miles de trofeos de calidad y Responsabilidad Social Corporativa y seguirás sin obtener Reputación mientras sigues siendo bamboleado por vientos favorables o desfavorables del mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada