jueves, 2 de febrero de 2012

#Branding con #TeamBuilding modificando los esquemas burocratizados

Los esquemas burocratizados de los que hacen gala la mayoría de modelos de negocio que pueblan los mercados, no permiten marcas las diferencias fundamentales que precisa Branding  para crear Cultura de Marca y que se deben sostener en empleados motivados donde se hayan potenciado la creatividad con estructuras formales de Team Building que inviten a pensar en ellos con equipos de alto rendimiento.

Un diseño útil de productividad que pueda aportar a la Imagen Corporativa, no solo una devolución en el volumen de compra del producto y servicios que ofrece, sino los contenidos adecuados para la construcción de una Reputación como Marca que permita dar la confianza suficiente de que se quiere permanecer en el mercado. Si este es el objetivo de tu modelo de negocio, realmente, es preciso recomponer y pasar a la implantación de nuevas formulaciones que puedan dar lugar a la creación de Equipos de alto rendimiento que puedan potenciar los Valores de los cuales se nutre la Reputación y cuidar el trabajo de quienes van a defender toda esa cultura en movimiento, en todos los puntos de encuentro con los grupos interesados en el proyecto.

Detectar los puntos de inflexión donde los viejos hábitos, dificultan la entrada de nuevas propuestas, es un reto que Branding debe asumir y la adecuación de las estrategias y herramientas para lograrlo, son los vehículos que pueden acercarle el nuevo diseño de Team Building para obtener Equipos de alto rendimiento.
La jerarquización de los sistemas productivos inspirados en las cadenas de montaje crean estructuras empresariales del todo verticales donde la estrategia principal es la de cumplir órdenes, sin dejar espacio a la devolución de información que la contradiga y la generación de equipos de trabajo liderados por perfiles que pueden adaptarse, con toda facilidad, a la función de ejercer un férreo control de un discurso que cada vez tiene menos capacidad de éxito y del que se culpa al empleado, en el punto de encuentro, por falta de implicación en un ambiente de trabajo que despierta accesos de agresividad muy arraigada en la forma de funcionamiento de los modelos de negocio que no llegan a asumir los cambios profundos que son demandados desde un mercado que está en constante movimiento a una velocidad que la empresa de la Era Industrial, no podía concebir, ni asumir.

No hay solución de Reputación de Marca, sin la colaboración de toda la plantilla. No habrá colaboración de toda la plantilla hasta que el modelo de negocio, no gane a pulso la confianza, nunca antes necesitada en las cadenas de montaje, producción, distribución y venta pero no hay salida si lo que se pretende es la construcción de un Valor Funcional que sea útil para todos, un Valor Emocional que pueda trasladar belleza y un Valor de Responsabilidad Social Corporativa, que debe dejar de ser entendido como la capacidad de ejecutar cierto tipo de caridades, mientras el trabajador puede salir a la calle y emitir, uno tras otro, todos los incumplimientos en la comunidad donde habita el proyecto empresarial.

Si no es necesaria la empatía y de ella se huye en todos los puntos de encuentro como estrategia que busca ese perfil en un empleado solo aleccionado a buscar su propio beneficio, para la Imagen Corporativa, es sin embargo, la Imagen de Marca la que debe poner fin a unas formas de las que nunca se obtendrán ideas brillantes capaces de dar soluciones a intereses contrapuestos altamente satisfactorias para todos por el miedo, la sensación de ridículo y la desvinculación total que vive un empleado que solo puede perseguir el objetivo de salir beneficiado aunque suponga el descalabro de toda la honestidad y la transparencia de la que requiere la Imagen de la Marca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada