miércoles, 18 de enero de 2012

#Branding y sus construcciones en #RRHH

Las políticas que imponen demasiado celo a la consecución de objetivos bajo parámetros de productividad que invitan a la competitividad más feroz entre los distintos departamentos en los puntos de atención y resolución de incidencias, muestran hacia el cliente la imagen de quien no quiere más que vender rápidamente y que desaparezcas de los entornos donde ya no hay más necesidad que el modelo de negocio pretenda realmente satisfacer y dar herramientas al empleado, que sin quererlo y a pesar de las estrictas políticas de control de la información y de las estrategias de división para evitar la asociación de políticas que muestran lo que también ve el cliente, termina siendo consciente de los verdaderos deseos de la Imagen Corporativa que no termina de asumir que es ese desbordamiento de información que es obtenido por clientes y empleados donde todos los esfuerzos realizados para la obtención de una Reputación  óptima son infructuosos y los valores que la sustentan son, de forma constante puesto a prueba, hasta recalar en estos dos grupos de interés como un Valor Funcional que puede adquirirse fácilmente en la competencia, un Valor Emocional que invita a pensar que el proyecto empresarial solo está en la relación con interés y sin asumir ningún tipo de compromiso y un Valor de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) que solo se desarrolla como mensaje publicitario sin ningún tipo de calado real en la comunidad donde vive.

Branding debe tomar las riendas de un departamento de RRHH que nunca ha contemplado la posibilidad de generar equipos de alto rendimiento justo en los estamentos del tejido empresarial donde menos atención ha prestado hasta el momento la Imagen Corporativa y allí desarrollar actividades de Team Building para desplegar el talento y encontrar a los individuos más creativos que puedan aportar valor en vez de control, de algo, que ya no está en manos del modelo de negocio y si en los grupos interesados que ahora, interconecta comunidades enteras, no ya solo a nivel virtual sino que empiezan a organizarse de forma paralela al sistema que hasta ahora dio éxito a una Era Industrial que deberá dejar paso a la Era de la Información.
Tenemos grupos de trabajo que comparten espacio laboral en instalaciones de la misma empresa pero, entre más se alejan de la junta directiva, los depositamos en varias instalaciones lejos del domicilio empresarial que han sido dejados en manos de otros negocios que no tienen un compromiso con la Imagen de Marca que queremos trasladar y que han sido reclutados por resultados y abaratamiento de costes, que además, compiten ferozmente también entre ellos.

Todos estos equipos de trabajo tocan al cliente en los puntos de encuentro, todos estos empleados, son sometidos a un desmembramiento total del concepto que unifica a la Imagen Corporativa y desde luego, son el pilar que sustenta el obstáculo más imponente en la construcción de la Imagen de Marca.

Elección y toma de decisiones implican directamente al departamento de Branding y de Responsabilidad Social Corporativa que buscan una transformación a concepto de Marca que puede sustentarse en una gran Reputación, si queremos que nuestros equipos actuales se muevan unidos como circonita que pueda trasladar la Imagen que queremos, todos deben ser considerados a la hora de implantar las estructuras y debemos considerarles diamantes en bruto que ha de ser pulido transformando y amplificando el valor de la piedra preciosa que podrá lucir el proyecto empresarial.

Brand Team Building con Recursos de Ocio, le ayuda a comprender el funcionamiento de cada equipo, detectar los valores que allí habitan, rescatar y fomentar las interacciones que ofrecerán valor a la Marca y rescatar de todo este esfuerzo la información necesaria para desarrollar estrategia cada vez más certeras para seguir habitando el mercado en el que trabajan.

Las interacciones que existen en los grupo de trabajo son la esencia que engrasa el funcionamiento de toda la estructura empresarial.  Comprendiendo las interacciones internas podremos obtener información cada vez más eficaz para elaborar estrategias realmente útiles en los puntos donde se toque al cliente pero para ello deberemos mejorar el rendimiento global de todos los equipos de trabajo que están a nuestra disposición y ponerlos a trabajar en función de conseguir un objetivo que unifique en vez de dividir.

La Imagen Corporativa necesita división y la estructuración de una cadena de mando que haga cumplir ordenes imprecisas e incluso contradictorias en un espacio de conquista pero la Imagen de Marca, debe asumir que ella es más válida en comunidades que ya conocen lo que dices que haces y lo que realmente haces, necesita unificación de criterios y la transmisión de una imagen que se unifica de forma constante para dar soluciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada