miércoles, 28 de diciembre de 2011

Responsabilidad Social Corporativa #RSC vinculación con el entorno.

Lo que las empresas deben ver antes de iniciar, su real transformación a Imagen de Marcas, en vez de solo usar el concepto como algo nuevo que puede ser vendible o efecto de convencimiento, sin asumir que en los puntos de encuentro, siempre vamos a encontrarnos con otros capaces de reflexionar o acumular experiencias negativas de las que podemos aventurar que, a través del dolor, terminarán  encontrándose fórmulas para evitarlas asumiendo una responsabilidad que invitará a encontrar formulas de gestión paralelas. No es un juego, pues comprender en que punto se encuentran nuestro modelo de negocio en la relación con los consumidores y no resultará beneficioso seguir usándose el concepto de sugestión, a través de campañas publicitarias que intentan entretener al cliente.

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC), no puede generarse en formatos publicitarios en cadena, porque ya no es la hora en que el consumidor asume mensajes que ha de desestimar, nada más tocar un punto de encuentro y en los puntos de encuentro, además, nunca se hayan aquellos empleados motivados, entusiasmados y visionarios del proyecto que mueve el tejido empresarial. Allí abandonamos, al que creemos desposeído de información y le obligamos a luchar por el nada suculento regalo de la productividad, mientras aprende, sin que en las cúpulas jerarquizadas de los modelos de negocio, se pueda controlar el desvío de información básica y relevante hacia el consumidor.

No se refleja el trabajo y esfuerzo sobre Responsabilidad Social Corporativa en contextos de emisión simple de mensajes, aunque estos muestren apariencia de complejos porque no hay medidas de control eficientes ni recursos infinitos para evitar la apreciación clara y evidente de las contradicciones donde viven los proyectos empresariales actuales y de las molestias que causan. No Hay Responsabilidad Social Corporativa cuando el beneficio que ofrecen al consumidor es sobrepasado con creces por las molestias que causa y de esta forma no hay estadísticas válidas que puedan contener los paradigmas de información a los que se están llegando en los puntos de encuentro. El empleado no es un número, ni entra al juego en las fórmulas matemáticas más extensas y complejas que se puedan llegar a imaginar, porque esas fórmulas nunca toman en cuenta, el potencial de reflexión en una relación, la capacidad de acción concreta de cada individuo y la habilidad para hacer vivir su experiencia de pensamiento libre aún en las más penosas de las condiciones creadas.
Es preciso acometer así, la descentralización y la búsqueda de una horizontalidad más eficiente y productiva. Las fórmulas que ofrecen los diseños de Brand  y las herramientas básicas de desarrollo de equipos de alto rendimiento, Team Building, aprovechando los Recursos que actividades artísticas que trabajadas a conciencia se convierten en el Ocio del que consume Arte, no son fórmulas mágicas, son trabajo duro, continuo e invitan a esfuerzos de gran calado para poder conseguir resultados altamente beneficiosos.  El estado en que actualmente se encuentran los equipos de trabajo que sustentan a la Imagen Corporativa dibujan un paisaje desolador en todo el tejido empresarial, la lucha por medrar, hace que impere la negligencia en prácticamente el 80% de los departamentos, una negligencia que se se apoya en manejo y lectura de informaciones incorrectas que llevan al diseño de estrategias, cada vez, más desacertadas.

Si bien, hay dos líneas básicas a revisar, una que separa al ámbito de los negocios que se orientan a otros negocios y una que se dibuja por debajo de esta línea inicial que orienta al negocio hacia el consumidor, ambas muestran un carácter que muestra el proyecto empresarial como un enemigo básico a tener en cuenta y del cual se depende pero que es susceptible de eliminación y olvido apostando por la competencia o simplemente, asumiendo la posibilidad de compra en un espacio alternativo que respete, sin condiciones, los valores que a día de hoy, ya no solo demanda, sino exige la sociedad donde se mueven y viven estas propuestas empresariales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada