miércoles, 23 de noviembre de 2011

Una Gestión alejada de la #RSC y sus consecuencias

Sin la visión clara de un departamento de Branding que asuma el control de implantación de un concepto de Responsabilidad Social Corporativa por todo el tejido empresarial que compone el modelo de negocio, la premisa de Marketing de ganar dinero, a toda costa, rápidamente y con la única herramienta de afianzar un discurso corporativo incapaz de resolver problemas y solo vender, las posibilidades de éxito en el panorama actual del mercado se vuelven cada vez más ínfimas. Un departamento de Branding que toma el reto de implementar, junto al departamento de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) estructura necesaria para la transformación a Imagen de Marca ha de aglutinar a aquellos profesionales capaces de desplegar una escucha real en función de aglutinar informaciones contradictorias hasta dar con la forma innovadora para satisfacer a todos los grupos interesados en el modelo de negocio.

Una empresa en la que el poder lo detente la Imagen Corporativa con su único objetivo acentuando la capacidad de venta rápida que genere grandes beneficios empieza por perder aliados entre las filas que la defienden, entre más grande es el modelo de negocio, más lejano quedan los puntos de encuentro que tocan al cliente: Producción, distribución, venta y atención al cliente. Y entre más lejano queda de la junta directiva los puntos de encuentro, más pierde en veracidad, cuando aquel que tiene la responsabilidad última y más importante debiendo asumir que debe convertirse en embajador, lo único que obtiene es un trato desde el que es imposible erigirse en esta tarea concreta.

El trabajador que vive tocando los puntos de encuentro vive sujeto a estrategias de presión que imaginadas por Marketing influyen directamente a un departamento de Recursos Humanos, que será incapaz de transformarlos en embajadores, porque la premisa básica de Marketing es la de robotización y la mecanización que nunca podrá aportar valor real.

    * Se suscitan discordias y enfrentamientos en aras de la tan famosa competitividad que es la mayor enemiga de la Imagen de Marca al dejar rastros y evidencias claras de incoherencia en todo lo que toca.
    * Se crean entornos donde las frustraciones, las sospechas y la antipatía se generaliza entre compañeros y donde se exige, de forma manifiesta, un cero de empatía con el cliente.
    * Se desperdica el potencial de cada empleado a todos los niveles. (El departamento de Recursos Humanos termina incluso eligiendo perfiles entre los que considera inferiores negando las capacidades reales de cada trabajador. Se fomenta la contratación de personas que han de mostrarse incapaces para ayudar al ego de los mandos intermedios que han sido elegidos no en función de sus capacidades reales y que muestran un miedo atroz por quien puede convertirse en su enemigo ...)
    * La forma rutinaria de crecimiento termina siendo aquella que es capaz de imponerse, nunca por contenidos y si por la fuerza de la inoperativad del Discurso Corporativo que no puede dar soluciones.

Y sin embargo, otro camino es posible y los grandes modelos de negocio que viven en los mercados internacionales como Imagen de Marca lo demuestran. Las Actividades que diseña el Brand Team Building con Recursos de Ocio, aportan a la empresa una serie de funciones positivas, que aún en un diseño de líneas básicas puede mostrar su valor de utilidad:

    * Facilita el restablecimiento de la unidad y cohesión.
    * Puede revitalizar las normas existentes o provocar la modificación de algunas para poder mejorar el funcionamiento interno.
    * Conseguimos  provocar la aparición de alianzas y la asociación del grupo hasta entonces divididos o que se ignoraban, creando un sentimiento de lealtad.

Y con todo ello, lograremos trasladar, por fin, esa imagen en todos los puntos de encuentro.

La Imagen Corporativa gestionada con la visión única de Marketing entra siempre de lleno en el abaratamiento de costes en todos los puntos importantes que tocan al cliente, alejándo estos de la junta directiva, a la que llegan solo informes, nunca a tiempo real y en muchas ocasiones carentes de significados concretos transformados solo en números que invitan a elaborar estrategias cada vez más perniciosas que terminarán influyendo si o si, en los beneficios reales que puede obtener. Aún cuando la primer impresión es la de expansión rápida y contundente, marcada por altos beneficios, la devolución posterior implica fórmulas de fidelización que nunca llegan a obtener resultados de éxito y que repercuten en costes millonarios a los modelos de negocio afincados en este tipo de prácticas como si de únicas verdades se tratara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada