martes, 11 de octubre de 2011

Extraer un Valor de Responsabilidad Social Corporativa #RSC correcto

Nuestros equipos de trabajo se enfrentan a dificultades no conocidas, no trabajadas, no superadas y nuevas. En todos los puntos de encuentro los grupos interesados demandan una visión clara de procedimientos de los cuales extraer un Valor de Responsabilidad Social Corporativa correcto. Cualquiera de los interlocutores con los que habla el empleado, en cualquier punto que se encuentre dentro de la estructura, si toca a un grupo de interés empieza a ser totalmente consciente de que ya no se habla, no se escucha y no se actúa como en la Era Industrial y cada uno de los miembros de los equipos que manejamos, sienten la absoluta carencia de practicidad de la Voz repetitiva y seductora que a la Imagen Corporativa le funcionó con cierto éxito en el pasado y éste mismo empleado, sale de su puesto de trabajo con la sensación absoluta de que si bien, antes era asumible aquello que en la venta, ya se sabe ... no es un buen momento para asumir el ya se sabe y quedar impune ante lo que, con toda seguridad, en un corto espacio de tiempo será una avalancha de devoluciones negativas que manchan la Imagen de Marca a límites imposibles de solucionar con simples estrategias de un Marketing cada vez más anclado en el pasado que no puede percibir la importancia de la implantación de un Branding correcto.

En plena Era de la Información, ya no valen los antiguos mensajes trasmitido en publicidad o discurso repetido hasta la saciedad en diferentes construcciones de neolengua para convencer a todas las partes interesadas en el modelo de negocio y lo que es más grave, es incapaz de calmar y convencer al empleado que más que nadie, en la estructura jerarquizada del proyecto, puede percibir como dar la espalda si no obtienes la respuesta tienes pensada, en realidad no es más que el dibujo de un futuro lleno de fracasos. Si todas las partes interesadas son susceptibles de transformarse en no amigos a nivel público de la Imagen Corporativa, sin embargo, es el empleado quien conoce el funcionamiento interno a la perfección y que vive una realidad que ya no casa con los intereses de empresas obsoletas que no pueden siquiera soñar con vivir en el mundo 2.0 por la falta de iniciativa y planificación de honestidad en procedimientos que son imprescindibles en redes.

Las empresas intentan crear una Imagen de Marca siendo la parte Lógica, gastando grandes sumas en campañas publicitarias y ofertas atrayentes, con toda seguridad conseguiremos parte de los objetivos marcados pero estos Clientes que empiezan a reclamar ser usuarios, son fidelizados, solo hasta que dura la oferta y estarán siempre en constante movimiento entre una empresa y otra del sector. Modelos de negocio que aún viven mirando con orgullo el sistema de distribución y que no son capaces de asumir que quizás deberían girar mirada por espacios más amplios, generan en todos los puntos de encuentro el mismo discurso repetido hasta decir basta y muestran estructuras nefastas de atención donde un cliente, se ponga como se ponga, es incapaz de conseguir soluciones a problemas que aunque se les llame incidencias, no dejan de ser problemas y que además, son sometidos por la incapacidad real de gestión a movimientos de transferencia entre departamentos que nunca dejaran al cliente satisfecho y que le convierten en una bomba de relojería anti Voz Corporativa en todos sus círculos de influencia, que de forma independiente al deseo de la Imagen Corporativa gestionan experiencias e información que hacen ridículos los "supuestos" beneficios que Marketing y las agencias de publicidad pregonan.

Debes generar valor en todos y cada uno de los departamentos gestionando estos como espacios donde diseñar aspectos y formulas de relación que sean realmente eficaces y para ello necesitas de la implantación de conceptos de Equipos de Marcas que sean capaces, no solo de repetir el guión de la Voz Corporativa, sino de gestionar conflictos transformándolos en creativos para obtener la Reputación que como Marca necesitas para mostrar y conseguir que sea manifiesto el deseo de permanecer en el mercado y no dar la imagen de ser solo una empresa más con un equipo de gestión que está solo acostumbrada a vivir del pelotazo, desabasteciendo a la comunidad de necesidades para imponer solo las necesidades del modelo de negocio.

Vivimos una época donde cualquiera que se relacione con la Imagen Corporativa es capaz de desmantelar cualquier discurso corporativo y arrancar el telón dejando definitivamente a la vista de todos el telar y los vestuarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada