martes, 27 de septiembre de 2011

Diseño de actividades de #TeamBuilding

Pareciera que en España, el Team Building queda circunscrito a las actividades al aire libre que organiza el sector de la multiaventura, dejando para desarrollo de habilidades en un sentido más suave encomendadas a las Gynkanas que se conforman con la parte lúdica a las que no se presta atención en el diseño de objetivos y la valoración de resultados.

Cumplimentar en papel, como justificación de la inversión realizada una línea de objetivos. Planificar la actividad implementando los resultados y la pérdida de la posibilidad de desarrollar habilidades y capacidades que puedan ser trasladas al comportamiento del grupo, parece ser la práctica habitual de los departamentos de Recursos Humanos, que generando formación, no logran atender a la estructuración de una planificación verdaderamente eficaz, más allá, del aprendizaje de la información necesaria para el desarrollo mecánico de la función para la que es contratado el empleado.

Sin embargo, las actividades que propone la multiaventura, si son realizadas con toda seriedad logran aportar capacidades y habilidades nuevas en la gestión grupal aunque la intencionalidad del organizador pretenda solo potenciar la competitividad y la productividad, estas acciones logran generar una vinculación más precisa y desarrolla posibilidades de gestión grupal más armónicas.

Las Gynkanas programadas para desarrollar rapidez de respuesta grupal y competición máxima entre grupos, también son desaprovechadas en exceso. Este tipo de actividad ofrece la posibilidad de ver como funciona un grupo en entorno totalmente inéditos permitiendo elaborar estrategias simples de movilidad de roles y la posibilidad de desarrollo de nuevas actividades de capacitación para suplir carencias y potenciar talentos que, si son puestos en espacios donde generar comunicación, podrían aportar soluciones creativas nuevas a problemas viejos no resueltos en la tejido de la empresa.

Es la programación Coaching la que merece más atención a los departamentos de Recursos Humanos y es la que busca capacitación, muy por encima de los puntos de encuentro con el consumidor, los que son mejor atendidos para el desarrollo sistemático en las habilidades de negociación a un nivel por encima del que nutre al modelo de negocio y se centra en la adecuación y desarrollo de las redes de distribución.

Cualquier actividad que programa el departamento de Recursos Humanos, entre los huecos que les sustraen de los trabajos administrativos que nacen de las contrataciones y ajustes en plantilla, es una oportunidad perdida, sin un buen departamento de Branding que les ponga al día de las construcciones de contenidos que diseña y que deberían ser enriquecidos por la información que un área de RRHH debería estar constantemente enriqueciendo con la aportación de empleados que defienden el modelo de negocio en todos los puntos de encuentro.

Una fiesta o actividad generada por Recursos Humanos, es la oportunidad perfecta para que Branding pueda recabar información real, crear espacios que potencien la creatividad y tomar los conflictos para transformarlos en creativos para así emprender la labor de gestionar el talento que convierte a un simple empleado en embajador de una Imagen de Marca y el actor perfecto que ponga en pie las experiencias compartidas que diseñadas por Branding y RRHH aportaran una Cultura de Marca de la que obtener una Reputación óptima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada