lunes, 13 de junio de 2011

#RRHH bajo las estrategias y cuidado del Dpto. de #Branding

Cuando la tarea del dpto de Branding se despliega encima de la mesa el dibujo de la estructura debe contener la capacidad de estructurar signos comprensibles para todos que puedan trasladar grandes cantidades de significados con los que poder establecer una relación interactiva con todos las partes interesadas en el modelo de negocio.

Para que un modelo de negocio común pueda implantar el concepto de Imagen de Marca que ha de humanizar la Imagen Corporativa es preciso que asuma que es de prioridad máxima el cuidado, el diseño y la gestión tanto del Valor Funcional como del Valor Emocional y el Valor de Responsabilidad Social Corporativa, sin uno solo de estos valores no es gestionado correctamente el Valor de Reputación no obtendrá el éxito que se necesita para permanecer en los mercados llevando la insignia de Marca.

Si Branding diseña, gestiona y cuida la Imagen en ámbitos de relación bidimensional, no podrá obviar la estructuración de políticas y estrategias coherente en el departamento de RRHH que debe transformar empleados en embajadores capaces que defenderán nuestros intereses en todos los puntos de encuentro. Si bien, la Imagen Corporativa siempre da prioridad a las capas altas de la jerarquía que se imponen en su gestión, Branding, sin embargo, debe poner y prestar toda la atención al espacio en el que nunca se puso más atención que la del control estricto de criterios de calidad que solo protegían un discurso único que no admite réplica.

El cuidado y la gestión de empleados que ahora deben comenzar a trabajar como equipos de alto rendimiento implica un alejamiento de los restrictivos controles de calidad que solo buscan aumentar la productividad para asumir que son otros condicionantes que llevarán al éxito con mucha más rapidez los que deben ser cuidados con el máximo mimo.

Cuando cubres todas las necesidades en los empleados, no es devuelto un carácter de desidia o aburrimiento. El ser humano nunca podrá eliminar el deseo y siempre que consigue cubrir uno, aparecen miles de nuevos deseos dispuestos a captar la atención convirtiéndose en motores del movimiento. Es el nefasto hábito de negar la posibilidad de cubrir una sola de las necesidades lo que provoca la competitividad más mal sana que instalándose en nuestros empleados atraen la monotonía, la desmotivación y la discordia que nace entre todos los que se ven abocados a luchar por conseguir lo negado y es el hueco por donde se empieza a degradar la comunicación y a potenciar la ausencia de cercanía obligados a ocultar error, tras error detrás de las mediciones y el discurso, más o menos halagador, que oculta la realidad que sucede en todos los puntos de encuentro.

Vender sin manejar la posibilidad de escuchar es vender a ciegas a grupos que ya no pueden ser catalogados con las obsoletas herramientas de un departamento de Marketing que influye en un departamento de RRHH que crea estructuras donde la junta directiva toma todos los puntos de encuentro como justo el ámbito de su estructura al que nunca prestarán atención.

Sin embargo, RRHH bajo las estrategias y cuidado del Dpto. de Branding debe convertirse en un canal de comunicación de ida y vuelta perfecto proporcionándonos toda la información detallada de cada individuo y su esfera habitual y la relación de esta esfera con el resto de grupos que gestionan tanto los productos como los servicios, las emociones y las promesas que deberá cumplir el modelo de negocio. Todo este cúmulo nos proporcionará información objetiva y subjetiva que nos ayudará a diseñar el tejido del que obtendremos Reputación de Marca.

Una vez creada la estructura tenemos que hacer hincapié en el mensaje que transmite la Empresa, este mensaje construido mediante imágenes y palabras no es suficiente. Es preciso tener en cuenta que, en estos momentos, cada palabra, cada mensaje que transmitimos, en realidad, está siendo recibido por un interlocutor para el que los hechos son la parte más importante del discurso corporativo. Ellos oyen lo que dicen, asumen el mensaje emitido como una declaración de intenciones y simplemente, esperan a que lo cumplas, sino lo haces, la devolución que antes de producía en espacios donde la influencia de una mala respuesta era mínima, ahora, se produce a nivel público donde arrastra a infinitas personas que a su vez influyen de forma directa en otro número incalculable de personas también influyentes. Los usuarios reclaman contenidos y no solo discursos donde la única intención es la venta directa, ellos comienzan a reclamar espacios donde los beneficios sean tangibles para todas las partes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada