miércoles, 4 de mayo de 2011

Resiste el impulso del fracaso de la Imagen Corporativa y lucha por el éxito

La Imagen Corporativa a un concepto más amplio como Imagen de Marca, ha de tener en cuenta que sus Equipos de Gestión, desde el mas bajo en el escalafón jerárquico hasta el más alto, son parte fundamental para poder realizar estos cambios y debe asumir que los empleados que tienen contacto con el cliente, en todos y cada uno de los puntos de encuentro, deben ser cuidados y escuchados hasta en el más mínimo detalle, si queremos que estos se conviertan en embajadores del modelo negocio.

Mientras la Imagen Corporativa escalona con infinidad de departamentos estructurados en base a jerarquías, alejando a la directiva de las líneas defensivas y de ataque implantando infinidad de equipos de trabajo que luchan buscando diferentes objetivos con contrapuestas estrategias y más incapaz se vuelve de mantener una escucha activa real, menos cuidado y más contradicciones genera en los puntos de encuentro, donde lo único que se logra es una muestra de absoluta debilidad allí donde más se precisa la unión que trasladará al cliente una Imagen perfecta, la Imagen de Marca, muestra justamente la acción contraria y allí donde recibe al cliente, mantiene la misma coherencia de imagen que como un reguero de pólvora ocupa desde las juntas directivas hasta el punto de encuentro.

Una Imagen o Reputación de Marca, no se consigue de la noche a la mañana, no se consigue diciendo, repitiendo, contando en cualquiera de los canales de comunicación y soportes publicitarios que acompañan a la Imagen Corporativa, que potenciamos los tres Valores que darán un Valor de Reputación óptimo, no podemos gritar una cosa en los mercados sin mostrar, con absoluta veracidad en las acciones que ejecutamos, que realmente el cambio ha sido todo un éxito porque allí donde antes tenías un espacio de intimidad casi oculto de miradas indiscretas donde podías actuar casi con toda impunidad en el ámbito de una tienda, una oficina y un Call Center o servicios externalizados al que intentabas desmentir si incurrían en contradicciones intentando soplar tu Voz Corporativa, a la oreja de un cliente que cansado de tu palabrería pedía una solución simple, con un discurso manido y repetido hasta la saciedad desde tus soportes publicitarios naturales, sin conseguir el éxito esperado.

Y no puedes tener éxito porque ahora tienes empleados y clientes que ya no están solos y que pueden airear las contradicciones entre tus gritos y tus acciones en ámbitos donde la influencia de un solo individuo tiene más peso que todos los millones que has gastado en diseño de logos, estructuración de tu discurso, procesos, estrategias y tus anuncios publicitarios juntos y en toda la historia de tu modelo de negocio. Tu Imagen Corporativa ahora no actúa para uno y ese uno no se puede medir con la vara de un Marketing que sigue contando individuos y sus áreas de influencia como si viviera en el pasado de la era industrial, mientras agrupa y vuelve a agrupar lo que ya no tiene ningún perfil común, ahora, Marketing y RRHH ejecutan todas sus estrategias ante el gran público, llegando a la era de la información por la puerta de atrás y quedando desnudos en el proscenio ante la mirada crítica del que asiste al espectáculo que dan y lo hacen, además, con unos actores mal cuidados, mal pagados a los que se intenta motivar con absurdas hipótesis desde los antiguos departamentos de RRHH poniéndoles zanahorias delante de las narices y creyendo que, les mantienes a raya, adosándoles incapaces mandos intermedios que solo sirven para controlar que se emita, a pesar de los pesares, el otra vez, inútil discurso de la Voz Corporativa.

"Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo" Albert Einstein

Si quieres obtener Reputación óptima en el mercado, debes cambiar tus hábitos porque ahora te mueves en un mundo donde todo lo que digas y hagas a uno, en segundos lo sabe todo el mundo.

I  /  II

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada