martes, 16 de noviembre de 2010

Gestionando #Reputación de #Marcas

Tenemos que empezar a asumir que las circunstancias, las formas en las que nos relacionamos están cambiando, las necesidades son cada vez más individuales y asumen peculiaridades de distinción que nos son asumibles por grandes masas de público e incluso son móviles, afectando dichos cambios aunque no queramos incluso a nuestra empresa.

Queremos construir una buena Reputación, nos hemos esforzado al máximo cumpliendo con desarrollar de forma óptima el Valor Funcional de que nació nuestro modelo de negocio, hasta convertirlo en una entidad corporativa importante creando productos y servicios que nos marcan ciertos márgenes de diferencia con la competencia. Es el momento de empezar al cuidar el Valor Emocional porque este ya está gestionándose y formándose, sin control en la mente y las emociones del cliente, hemos de asumir que es ya no decide a través de discursos que ha de asumir de una forma u otra, el cliente elabora una reflexión única y diferenciadora que además, está compuesta de su experiencia y las emociones que estas experiencias le provocan, con esta premisa, nos toca tomar riendas en este asunto y experimentar fórmulas adecuadas de diálogo interactivo para profundizar la relación que se establece. Y debemos empezar a gestionar un Valor de Responsabilidad Social Corporativa que siendo una promesa, de obligado cumplimiento, ha de ser coherente de principio a fin con toda la estructura del modelo de negocio para no despertar la hilaridad y el descrédito entre empleados que transmitirán ese subtono de forma consciente o inconsciente a los clientes en los puntos de encuentro.

Cuando tengamos cubiertos estos tres Valores alcanzaremos el nivel de Reputacion de Marca, momento que designará que la diferencia con la competencia que antes se mostraba insignificante en el Valor Funcional, ahora se podrá contemplar como una gran diferencia que terminará convirtiéndose en cultura de mara que pasará a desplegar una diferencia muy significativa.

El Team Building con Recursos de Ocio es una herramienta util para transformar de entidad corporativa a un concepto en el que mantenerse como marca. Las disciplinas artísticas tienen mucho que ofrecer en habilidades a nuestros equipos desarrollando tanto como conceptos de coaching, como actividades de Team Building y también se muestran como verdaderas herramientas útiles que pueden gestionar emociones en ámbitos laborales y puntos de encuentro, trasladando contenidos coherentes y mensaje complejos, aplicando filosofía en las políticas y procedimientos que comunican conceptos de Marcas.

El Team Building con Recursos de Ocio nos ayudara gracias a las actividades, formación e incluso a los eventos a construir un dialogo interactivo adecuado no solo para poder construir estructuras correctas de Equipos de Alto Rendimiento sino generar Fans dentro de la empresa, fans que nos ayudaran a potenciar el máximo rendimiento trasladando una imagen coherente de principio a fin en todos los puntos de encuentro, transformando así a nuestros clientes en fans que trasladarán una boca a oreja de proporciones infinitas que beneficiarán al modelo de negocio.

Tomar la decisión de transformar estructuras obsoletas que nos implicaban en una sola dirección en la competición es elegir innovar asegurando nuestra permanencia en un mercado cada vez más abarrotado, más cansado y decidido a no dejar que te quedes sosteniendo una posición que ni siquiera los ámbitos financieros y económicos estiman como segura, sino optas por construir Reputación como Marca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada