jueves, 7 de octubre de 2010

Reflexiones que acercan al deseo de tener equipos de alto rendimiento

Miro mi empresa y veo que ya no tiene el mismo éxito que tuvo al comienzo, miro a la competencia y mas o menos se encuentran en la misma situación que la mía, aunque quiera, ya no consigo marcar diferencias con ellos ni ellos lo logran conmigo.

Motivos puedo creer que es culpa de mis empleados, culpa del universo pero pienso que quizá el cliente ha cambiado sus hábitos porque acumula experiencias en el Valor Funcional de muchas empresas similares y porque la comunicación, ahora, circula a la velocidad del rayo. No solo porque el cliente no se deja guiar solo por lo que se le indica que es bueno, no soporta gritos que suenan todos iguales, el acumula experiencias y toma decisiones a partir de ellas. No toma encuenta solo las suyas, sino que participa de las experiencias de los demás. Cuando creía que el consumidor y mi empleado sólo atendía a mensajes conceptuales, envueltos en discursos más o menos atrayentes, compruebo, que también se deja llevar por las emociones que le genera la interacción con mi empresa, si la sensación que generan mis empleados en puntos de encuentro con el cliente no es de plena satisfacción, se revuelve y se vuelve incontrolable cuando es capaz de detectar incongruencias en los mensajes emitidos en relación con la interacción con mis procedimientos. La publicidad negativa se dispara y yo pienso que falta coherencia de principio a fin en todos los procesos.

La inconsistencia entre mensajes y procesos quedan al descubierto para empleados y clientes. Mis antiguos éxitos, hoy se convierten en sonoros fracasos y mis futuros clientes, ni miran hacia mi puesto en el mercado.

A la hora de explicar cual es el método mas seguro más seguro para poder conseguir el éxito, podríamos obtener un amplio abanico de campos de acción, pero lo mas fundamental es la coherencia de principio a fin en los tres Valores que aportaran la Reputación corporativa adecuada: Emocional, Funcional y el de Responsabilidad Social, estos se han de convertir en los pilares fundamentales en la empresa que gestiono para poder conseguir grandes beneficios, para ellos el Team Building nos da una gran herramienta para poder empezar a conseguir estos objetivos: Nos abre posibilidades para poder construir Equipos de Alto Rendimiento amplificando cuatro puntos que realmente marcaran la diferencia ante la competencia que serán el de Valor, Perseverancia, Confianza y Constancia.

Es hora de comenzar a observar que el camino es el de la transformación constante tanto para las empresas nuevas ,como a las empresas que ya están en el mercado si realmente se quieren conseguir resultados distintos no puedes seguir haciendo siempre lo mismo. Hay que atreverse y no tener miedo a fallar, esa es la única manera de conseguir cosas nuevas, cosas que nos impulsara a conseguir el éxito que estamos buscando.

Solemos asociar el fallo al fracaso y esto limita a la hora de tomar actitudes de riesgo e iniciativa que deberíamos estar encontrando ya en nuestros empleados: Es el momento de lanzar hipótesis, probarlas y tomar decisiones de pusta en pie para Valor en los empleados y en toda la jerarquía que posee la empresa. Sin embargo, es la diferencia tan cacareada y tan buscada lo que nos permitirá obtener una posición óptima en el mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada