martes, 19 de octubre de 2010

Inversión en la construcción de equipos de alto rendimiento

Mis departamentos empiezan a funcionar como Equipos de Alto Rendimiento su esencia son parte gestiona mi empresa, gracias a este espíritu de Equipo los malos resultados han disminuido, tanto la imagen como la idea que los clientes tenían de mi empresa ha cambiado a mejor.

Antes de gestionar a este concepto, gastaba sumas importantes y considerables en Campañas Publicitaras, se podría decir que el incremento de las ganancias estaba casi siempre en los límites de lo aceptable, pero cada año que pasa esas ganancias les cuesta mas subir quedándose estancadas, también puedo sentir crecer el descontento de los clientes y era consciente de que ese descontento me generaba perdidas considerables.

Las campañas publicitarias no tienen la misma aceptación que hace un tiempo. El gasto para captar clientes potenciales a través de estos medios no devuelve rentabilidad. Los cortes que dan paso en televisión a los anuncios, son el momento preferido e idóneo para comprobar si hay algo más interesante en otras cadenas, utilizando el zapping, eres consciente que las cadenas deben tener algún tipo de acuerdo porque coinciden en la franja horaria para programar su publicidad, así que decides que, no hay mejor momento, para prepara algo para picar y tomar, para realizar la llamada de teléfono que tenías pendiente, para pensar si te queda algún capítulo de su serie favorita por ver on line, sin esperar por cortes publicitarios y sin esperar dos años, hasta que la programen en algún canal perdido de televisión. Los periódicos han perdido el prestigo que daba el estar apareciendo en los "papeles". Y empieza a quedar claro que la era del susto y la seducción han pasado.

Los clientes empiezan a dejar llevarse por la experiencias y reflexiones propias, por las experiencias que comparten. Los sistemas de medición van quedando obsoletos, porque la segmentación no puede controlar la opinión de liderezgo cuando aparece y porque los ejercitos de señoras con delantal, no responden a estereotipos que antes funcionaban. Las señoras con delantal, ahora pueden tener dos décadas, cinco décadas y detrás de una misma imagen quedan personas, con ámbitos de influencia muy diferentes. Los señores que antes depositivaban signos de autoestima en su coche, ya no tienen las mismas necesidades, sus movimientos les llevan a sectores donde influiran que no tienen nada de común con otros. La diferencia individual, corriendo de actividad, en actividad marca las diferencias hasta desdibujar los estereotipos. Una buena medición de target, tendría que contemplar tantas diferencias que dejan obsoletas y caducas las herramientas anteriores. Los espacios que te llevan al liderazgo de opinión se vuelven confusos. El señor solicita consejo a su compañera de trabajo para elegir un restaurante, ella le habla, a pesar de usar delantal, de uno minimalista que hay a las afueras, después de que él que contestara al perfil de preferencias y gustos que tiene la persona a la que va a invitar. El señor, concluye que había pensado en otro restaurante, y a pesar de usar coche, había elegido un italiano perfecto por íntimo pero que irá al minimalista porque ella le ha abierto los ojos a un pequeño detalle sobre la cultura de su invitado. Y ella, termina llendo esa mismo día al restaurante italiano, con un cliente, porque la imagen es perfecta para desarrollar la conversación pendiente.

Las campañas publicitarias, sesgan la información, la transforman en información pobre en contenidos. Cuando el cliente, además, ya aprendió a analizar perfiles, en función de intereses y objetivos propios, que son únicos y diferentes, elimina la posibilidad de extraer conclusiones acertadas para la mayoría.

Campañas publicitarias, caras y pendientes de un hilo más fino que la seda al ponerse en contacto con la gestión en mis puntos de encuentro. Millones gastados que en una sola llamada, en un solo contacto de tienda, con un solo vistazo a un comercial agotado termina tirándose todo a la papelera, dandouna imagen penosa de mi modelo de negocio.

Falta de motivación, planes de incentivos que por ganar al compañero, que por unas migajas, tiran por la borda todos los esfuerzos dejando pisoteada la imagen de la empresa. Equipos de Alto Rendimiento que mejoran si están motivados, si hay mejor comunicación y compañerísmo entre ellos, amplificandolos puntos fuertes, creando estructrua en los débines, potenciando al máximo el rendimiento del equipo al completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada