miércoles, 28 de julio de 2010

Secuelas de un Buen Trabajo de Equipo


Cuando se ha logrado construir una pieza bella, salvando diferencias que se tornan abismales, que llevan a situaciones y encuentros que rayan estados y acciones de agresividad máxima. Cuando se ha logrado ser partícipe de tareas complejas que requieren el máximo de implicación, aún siendo el desarrollo de tu cometido la mínima expresión de todo un cuadro. Cuando la interacción sucede y exige el esfuerzo de diálogo, compromiso y trabajo para crear entornos de belleza la dedicación, la implicación y la pertenencia a un grupo de acción se vuelve del todo invencible. Cuando llegas a ser consciente de eres y formas parte de esa belleza la adicción a la tarea te convierte en el amo de las relaciones diplomáticas, eres capaz de subir montañas, bajar a las profundidades más oscuras, pasear por esfuerzos intensos, sufrimientos extremos para retornar, como sea, al éxito, que en entornos de Arte, se circunscriben a la percepción ser tu en el arte, de ser tu belleza extrema que busca de forma implacable la comunicación de un mensaje que terma siendo tu mensaje porque tú eres quien da el contenido a una palabras, que en principio han estado huecas.

De la didáctica a la experiencia de los temas. Del valor que trae una tarea bella. Del entorno de juegos al entorno de los conceptos más duros, más complejos y el éxito personal, el éxito grupal que termina convirtiéndose en éxito externo.

Si el éxito personal mueve mundos internos que luego van a buscar relaciones menos destructivas con entornos y personas. El éxito grupal adquiere tonalidades de expansión en lugares de revisión de elementos complejos, se torna imperecedero por potencial vinculación emocional, eliminando barreras y estructurando procesos nuevos de satisfacción plena.

Del éxito externo que esta actividad causa entre los que los vemos, se pueden conseguir muchos beneficios importantes y evidentes, ya no solo a nivel general, como es este caso de la cárcel de Filipinas. Y el último beneficio, que es nuestro, porque dejan a nuestra vista el importante material de procesos y resultados que ha logrado este equipo.

Del vídeo anterior a este, ha desaparecido el pequeño grupo de artistas profesionales que dirigía la pieza. De todos los beneficios adquiridos, la implicación por conseguir solos algo grande, de forma independiente o a pesar del enorme esfuerzo físico, mental y emocional. Todos estos éxitos les darán otras perspectivas de vida, nuevas herramientas de relación y aprender a dar lo mejor de cada uno de ellos en gestión de grupos nuevos.

Como este tipo de actividad además, es lúdica y divertida, la tarea, encima cuesta menos.
El hecho de formar un equipo crea vínculos, al ver los resultados que arrojan y al ser éstos de gran valor, se genera de por sí un proceso de adictividad, por lo operativo, productivo, por lo bello, cada vez quieres más y que sea mejor potenciando la necesidad de mantener el sentimiento de pertenencia a un grupo positivo

Ha sido un espléndido trabajo el mantener la unión de muchas personas al mismo tiempo y creando algo bueno y de gran calidad estética. Resulta fascinante observar estos vídeos bajo esta perspectiva y es que se muestra una visión increíble con solo pensar en las diferencias que traían cada uno de ellos y ver como se transforma en unificar esfuerzos, talentos, habilidades, edades, aptitudes, actitudes y culturas solamente para poder lograr un objetivo y lograrlo con éxito rotundo: música y danza se convierten en un medio positivo para dar rienda suelta a las emociones negativas, frustraciones y así lograr desahogarse para quedarse con lo positivo
Es un bello ejemplo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada