miércoles, 27 de enero de 2016

¿ #EmployerBranding ? #Teambuilding aquél concepto olvidado

Team Building es el concepto que levanta sonrisas o permanece olvidado o mal gestionado en la mayoría de las empresas de este país. Hay veces que departamentos de RRHH creen estar diseñando actividades simples, con juegos o actividades descontextualizadas para ciertos equipos de alta consideración que intentan retrotraer a los individuos hacia una época infantil esperado unos grandes resultados en lo que consideran áreas de Responsabilidad Social Corporativa aplicados por mal llamados personal Branding que vive cercano a las juntas directivas y que ampliamente aleccionados por estas intentan implantar modelos obsoletos y viejos hábitos, alejados totalmente de una realidad que es palpable, sin lugar a dudas, en todos los puntos de encuentro con todos los grupos interesados.

Fórmulas que llegan llenas de una "motivación" extraña por parte de los que quieren medrar en estructuras donde la rigidez de lo que se busca no permite más que el maquillaje, a veces, esperpentico o de Comedia del Arte, de esas sonrisas cínicas con las que son recibidas las propuestas, olvidando que es mucho más fácil escuchar a esos empleados en redes sociales o en la misma calle, no para encontrar al que castigar por esa "apariencia" de no pertenecer para pasar a ser honestos con las contradicciones generadas encontrando fórmulas más elaboradas de implementación.

Esa eterna guerra empeñada en resolverse con compromisos impuestos al otro, cuando éste puede leer con claridad como detrás de tanto "cuidado" de las formas hay solo tejemanejes para abaratar costes en salarios, consiguiendo cadenas de producción a pleno rendimiento donde la estimación de la persona brilla por su ausencia y donde la creatividad pasa por decir exactamente lo que la junta directiva quiere oír o donde el centro mismo de poder estima que hay que encontrar implicación en procedimientos y haceres que solo consiguen empleados desganados y quemados que, ni en broma, son capaces de recomendar a familiares o amistades y que solo dan valor y "energía" a textos diseñados por mandos "implicados" en una retahila absurda de vendedor lleno de estereotípos "politicamente correcto" con voces mecanizadas.  ¿Nadie pensó que es más cómodo generar, por ejemplo. sistemas de grabación en todos los puntos de encuentro de la gestión telefónica, cuando la realidad es que allí solo encuentras loros que repiten sin ton ni son? ¿Porque se sostienen estas formulaciones sostenedoras de viejos hábitos en toda la estructura del proyecto empresarial? Dejando volar la imaginación, no se logra entender el valor real que tienen para el proyecto empresarial más allá del imaginar que son la excusa perfecta para pagar ejecutivos y mandos que interesa mantener en el proyecto. 

"¿Por qué se ha de temer a los cambios? Toda la vida es un cambio" H.G. Wells

Esta es la realidad que se vive en la actualidad en la gran mayoría de las empresas, donde podemos afirmar con total seguridad que el estrés aumenta, a ritmo vertiginoso a causa de la cultura del miedo así como por la mala gestión de parte de los responsables que a su vez, no son distintos a sus empleados más subestimados a los que se pueden considerar y de los que se espera que se comporten solo como loros que repiten, sin ton ni son, lo que las juntas vuelven a estimar como estereotípos de lo "políticamente correcto con voces mecanizadas. Más de lo mismo generando un tejido empesarial que, en el 95% de los casos, podría ser substituido por máquinarias varias y que sigue sosteniendose, no se sabe bien porque intereses ocultos a mantener en sus puestos de ejecutivos o mandos intermedios como figuras sin la más mínima autonomía, ni creatividad.

El desarrollo de actividades desde el Team Building con Recursos de Ocio, no es si no una forma de mejorar la gestión interna de la empresa, modificar conducta empresarial y modificar la forma de gestión del proyecto. Motivar a los empleados y crear un valor de unidad, junto a la colaboración al cambio. "Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia" Honoré de Balzac

Se suele decir que una persona está quemada en su trabajo por una serie de factores como son el cansancio, una actitud negativa respecto a su actitud con el trabajo y el de mantener una conducta despersonalizada y alejada de la "energía" motivacional que las juntas estiman como "adecuadas", si esto no sucede ¿Que mejor que el despido libre si no hay ni talento, ni creatividad suficiente en los modelos de negocio para ofrecer fórmulas más acertadas?

No es, todo lo expuesto, más que el efecto de una gestión tradicional adquirida desde la revolución industrial o ese obsoleto apego a una Cultura del miedo, donde el objetivo solo es quitar para que el empleado produzca más, devolviendo lo robado en forma de premios, que en realidad, no dejan de ser vistos como robos que además, llegan disfrazados de ese apariencia de limosna que solo logra la pretensión de humillar a quien lo recibe. Pretensión porque donde antes tenías empleados dispuestos a asumir tu "grandeza" en comparación a su "inferioridad" ahora se posee empleados altamente cualificados, a veces infinitamente más que todas las juntas directivas juntas, a las que los juegos de trileros marketeros, solo les llena de verguenza ajena. ¿Querías imagen de EmployerBranding? ¿Quien te la va a ofrecer, si tu único recurso es el despido libre y el abaratamiento de costes?

Si de verdad deseamos permanecer en los mercados y poder aumentar nuestra fuerza, debemos de tomar como  creacción real de negocio la iniciativa de realizar los cambios oportunos y profundos en todo lo que rodea a la creacción de proyectos empresariales.

No podemos exigir a nuestros empleados que realicen el cambio que deseamos, si como empresa no actuamos de la misma manera. Realizar una modificación interna del negocio y dejar atrás, en el olvido, la forma estructural adquirida en el pasado y estimar como falso éxito aquel conseguido solo con el cambio de palabras en el discurso, colores en el logo para provocar reacciones positivas si no llegan de la mano de un cambio radical en las formas de hacer, en la propia acción que ha de provocar el depatamento de Branding, ese departamento obligado a conseguir solo fans en todos los grupos interesados en el modelo de negocio y no solo loros esterotipados de voces mecanizadas envueltos en sonrisas forzadas y falsas de la gran Comedia del Arte.

miércoles, 13 de enero de 2016

Branding con mayúsculas

El Branding no es sino el resultado de generar y poner en pie valores positivos dentro de tu proyecto de negocio para obtener Reputación de Marca. Es construir un Valor Funcional que cumpla con todos los requisitos de calidad exigibles pero también propuestos por los equipos de trabajo implicados en su diseño y construcción que desde el cuidado y el mimo puedan levantar un Valor Emocional trasladable, en el cuidado del detalle, a todos los grupos a los que interesa y que del devenir de todo ese esfuerzo genera un Valor de Responsabilidad Social Corporativa comprometido con todo el tejido interno al que cuida para que el proceso se retroalimente hasta que sea capaz de comunicar y mantener sus promesas a todo el tejido externo que se relaciona con el.

Si Marketing y todos sus soportes hubiesen logrado crear un movimiento de Feed Back suficientemente exitoso en la generación de fidelidad,en el tejido interno trabajando para direccionar hacia la conciencia que genera Reputación y que logra que el tejido externo muestre la cualidad que permite mantener satisfechos a todos los interesados ¿Alguien habría concebido la posibilidad de explorar nuevos caminos para ir más allá de ese simple resultado de atracción de potenciales?

Si las ofertas que Marketing propone para gestión de un departamento de RRHH potenciando una Cultura del Miedo para lograr que sus discursos sean repetidos al pie de la letra, dentro de los márgenes que imagina, imprimiendo ofertas tras ofertas a las que hay que adornar con proposiciones exigidas del compromiso que no pueden conseguir ¿Alguien habría pensando que quizá es el momento de buscar nuevas fórmulas lejos de las ofertas a grupos interesados en inversión y contratación y en compromisos de pernancia a los grupos compradores de Valor Funcional?

Llevo un tiempo observando, escuchando y viendo lo que se pretende implantar intentando adaptar todos los procedimientos a la consecución de levantar conceptos Branding, intentando ganar lo que nunca fue más que una utopía irrealizable para Marketing, Veo como se saca del fondo del armario los antiguos complementos intentando realizar cambios en el proyecto empresarial asumiendo que son necesarios modificaciones en las estructuras tanto internas como en las formas de relación, cambios en la conducta empresarial y le idea de gestión de forma correcta a los empleados para que todo esto suceda y siempre pienso ¿De que vale una campaña de lavado de imagen? ¿De que vale generar nuevos discursos aportados tamizandolos a través de los recursos de la neo lengua, enmarcados en costosas campañas de publicidad? ¿De que pueden valer todos estos esfuerzos si tu empleado es capaz de trasladar las incongruencias manifestadas en todos los puntos de encuentro, entre el discurso y la acción?


¿No se logra ver que no es la palabra o el uso de éxito que trabajan estructuras jeraquizadas apoyadas en Marketing donde hay que depositar la confianza para lograr resultados de Reputación, sino en la acción? Branding es el cuidado exhaustivo de la acción o lo que es lo mismo, ese punto de inflexión donde se provocan las carcajadas, risas y chascarrillos que son devueltos en todos los puntos de encuentro.

Viajamos hacia una adaptación completa al momento histórico que vivimos y el anclaje en el pasado no nos hará ir más rápido hacia una proyección de futuro y la evolución no se contenta con un discurso perfectamente relatado lleno de palabras que aparentan ser nuevas ocultando viejos hábitos y comportamientos. Si bien esos discursos hermosos dan muestras de éxito en la atracción, se muestran ineficaces en el mantenimiento provocando negociaciones imposibles con los grupos inversores y contratadores que dan al traste con contratos que obligan a presionar al tejido interno hasta límites de esclavitud y que solo sabe esclavizar al consumidor hasta perderlo convertido en infinitas lenguas que no solo merman los intentos de Reputación, si no que la destruyen.

No hay vuelta atrás, los mercados, hablan y gritan que un negocio no es sólo un nombre, un logotipo, un discurso corporativo. Un proyecto empresarial es como un ser vivo, donde cada componente es necesario para que viva o sobreviva, siendo más fuerte y capaz de devorar a la competencia, en el campo de Batalla llamado mercado.

El enfoque de este blog siempre a sido el trabajar con los equipos que gestionan los proyectos empresariales. Pero estas mismas fórmulas son enfocadas en la generación de valores positivos, a través de la fórmula de la LoveMarks que hace tiempo publique en este mismo espacio. Fórmula que desde ciertos puntos de Marketing intenta llevar, pero donde a final acaba de bruces contra la pared. Generar un discurso lleno de contenidos y enriquecido por acciones coherentes, de principio a fin, provocando el embellecimiento de Valor Emocional y comprometido con su Valor de Responsabilidad Social Corporativa.

Los mercados sabe ya que que se diga, no significa que sea cierto.

No es el momento de escuchar a personas de cierta reputación, que enumera las características del Branding como un concepto de fácil adaptación a los objetivos de Marketing con la aportación de la neo lengua y los soportes publicitarios.Hay que dar cambio al cambio si quieres realmente transformar a LoveMarks y EmployerBranding.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Millenials Vs #Empresas



“No hace falta conocer el peligro para tener miedo; de hecho, los peligros desconocidos son los que inspiran más temor.” Alejandro Dumas
El etiquetado como una forma de encontrar argumentos para ofrecer cambios y pedir al grupo, al que va etiquetarse, un comportamiento aceptable dentro de los parámetros que se están dispuestos a asumir

Millenials o el nuevo producto. Visión general de la investigación

Preparación para la fuerza de trabajo 2020 es fundamental para la estrategia de negocio, crecimiento y rendimiento. Para entender los retos y oportunidades, Oxford Economics y SAP encuestaron a más de 2.700 ejecutivos y más de 2.700 empleados en 27 países durante el segundo trimestre de 2014.

Y la sorpresa llega con el resultado:

En base a las respuestas de la encuesta, se encontró que muchas empresas carecen de la estructura, la estrategia, la cultura, soluciones y recursos para gestionar los empleados de manera efectiva. Para tener éxito, una serie de factores deben ser abordados, entre ellos el papel y la relevancia de la estrategia de la gente; los cambios demográficos y las definiciones de trabajo en evolución; capacidad de liderazgo y el cultivo; empleado deseos y necesidades; y el desarrollo del talento.

Ahora, la sorpresa más impactante llega con la toma de acción, al respecto del tema, que hacen algunas empresas con presencia dentro del panorama actual como Telefónica que, arrastrando su extraño Valor Reputacional obtiene, en apariencia, la clave o aquello de convertir un resultado en un producto que ha de ser vendido. ¿A quien venden? porque Telefónica, a día de hoy, sigue empeñada y esforzada en su política del abaratamiento de costes externalizando todo el trabajo de base. Trabajo de base o que toca todos los puntos de encuentro y que sigue siendo despreciado por las cúpulas directivas, en todas las estruturas jerarquizadas, precarizandolo, cuando son esas fuerzas de trabajo las únicas suceptibles de extraer las cotas de realidad del entorno en que realmente viven para poder vender a esta supuesta generación "extraña" a las antiguas formas de trabajo .


¿A quienes están vendiendo? Dado el resultado del estudio, parecemos todos convenir en que las empresas se están colocando en espacios alejado de los mercados o allí donde los grupos interesados no tienen la menor de intención de acercarse, y lo hacen casi sin ser conscientes de porque les sucede. Sin embargo, las claves las tienen delante, en la utilización del discurso generado por la Neo Lengua que tiene como máximo objetivo, quizá único objetivo incautar a los usuarios, a los empleados, a los que también considera usuarios pero, ¿no es cierto que el estudio deja entrever que estos son capaces de ser conscientes de la realidad, incluso alejándose de los nuevos discursos?

Aún así incurres en el mismo error de tomar, reestructurar para convertir en discurso corporativo una intención que solo estás dispuesto a permitir, solo de "cierto modo" del que avisas a los posibles candidatos, en círculos cercanos a las cúpulas y olvidas que, la realidad a la que no te quieres enfrentar como empresario es precisamente la de que nuestros empleados, los más ninguneados, los más despreciados son los que tocarán a toda esa generación que tanto temes y a la que intentas premiar, con cargos de máxima relevancia pero solo si se avienen a seguir cumpliendo con tus objetivos, mientras te alejas, en todos los puntos de encuentro de la generación que, quieras o no, seguirá moviéndose y convirtiendo tu vida, como modelo empresarial, en una pesadilla.

La terquedad de las estructuras jerarquizadas sigue manifiestándose en la absoluta creencia de que "vendiendo" lograrán transformar una realidad que, a día de hoy, les viene grande, les atosiga en todos los puntos de encuentro y les agota por la falta de confianza que seguirá negándoseles, mientras no logren cambiar esa necesidad que les hace creer que el paternalismo es una forma de influencia en los mercados.

Lo hemos visto en las fundaciones y becas por la RSC que intentan vender entidades bancarias. Lo vimos en el desembarco que la LoveMark España hizo en redes, con la construcción de espacios virtuales que nadie visita y que mueren por abandono en múltiples, a veces casi incontable puntos de internet. Lo vemos a diario en la agonía de los medios de comunicación habituales que solo toman presencia y valor en una generación casi extinta que ya no consume y no agota las existencias.

El Valor de Reputación, esa imperiosa necesidad de ser un miembro influyente de la comunidad donde habitas pasa precisamente, por las antípodas de estos vanos intentos de volver a tomar poder en la tomade decisiones en la pérdida de identidad grupal de los Millenials porque aún etiquetándo y vendiéndoles el producto como algo deseable y realmente atractivo, el atractivo de los Millenials es la cualida de empezar el día en esto para terminar en la antítesis en menos de una hora, con la absoluta certeza de que en la diferencia y la individualidad está el talento y la creatividad. Solo el proyecto empresarial que logre gestionar equipos de trabajo asumiendo la genialidad de cada miembro, son los abocados al éxito y no solo arriba, en círculos cercanos a las cúpulas porque, aunque logres vender a 1000 chic@s que Millenials, lo que tú dices que conviene al cambio que estás dispuesto a aceptar como políticamente correcto, por debajo, en la base de la pirámide, allí donde vendes Valor funcional y quieres expanderte, seguirá, te guste o no, el cambio real.  Ese cambio que convierte en realidad ese estudio que da las claves que construyen al nuevo usuario, al nuevo empleado. El Millenials, siempre en movimiento a pesar de tus esfuerzos por encapsularlo en la etiqueta que estás dispuesto a aceptar.

Interesante investigación pero aún más interesante es la forma de reacción ante él de las estructuras empresariales que no pueden rendirse a la evidencia de que la Era Industrial, acabó.

"...muchas empresas carecen de la estructura, la estrategia, la cultura, soluciones y recursos para gestionar los empleados de manera efectiva..." Cierto, queda claro que no y mientras sigan depositando toda la estructura sobre la perversión del objetivo de "Un negocio solo que crea para ganar dinero" seguirán perdidos, por más que lo intenten.

¿A quienes están vendiendo el Millenials? ¿Al Millenials que nunca tocará la realidad de su generación, esa generacion a la que habrá que vender Valor funcional?

miércoles, 30 de septiembre de 2015

#EmployerBranding VS Cultura del Miedo


Pareciera que solo podemos escuchar, una y otra vez, que Branding es una palabra inglesa que habla, sobretodo y ante todo de Imagen de Marca, o como espera maquillarla Marketing, ese proceso de construcción que se manifiesta como la estrategia de gestionar activos tangibles, de forma directa o indirecta modificando nombre comercial, logotipo y símbolos, hasta dar con la clave de quedar impresos en los grupos interesados, como un sello indeleble que permanecerá más allá de los tiempos, logrando posicionar en los mercados, como una marca de diferencia que te aleja a la competencia en el imaginarum del usuario, como si se tratara de extraer de un proceso mágico la base del éxito, extrayendo de esas pequeñas modificaciones el poder para lograr como, desde la apariencia, cambia la percepción que de nosotros tiene aquel interesado que sabe de lo que cuento, en mis mensajes publicitarios y de lo que sabe y yo no cuento.

"Emplead vuestros poderes sobrenaturales. Usádlo todo, incluso cambiando palabra por palabra, mejorando incluso el arte del trilero, o el charlatán de feria"

Escuchamos las técnicas, dimes y diretes de la neurolengua, las propuestas de la neurociencia que busca sorprender cuando la sorpresa aún no logra ocultar lo que no contamos y a pesar de todo me esfuerzo, en añadir detalles que por parecer, Marca, ocultando empresas, monopolios, oligopolios que siguen persiguindo solo producción en cadena, y sorpresas publicitarias, obtienen más de lo mismo, osea, nada.

Y de cambios profundos, más de, nada o la incapacidad de las cúpulas que no lograr aún percibir que el empleado es un cliente potencial que ha de ser convencido más allá de ser comprado con un elaborado discurso, en medio de un sorprendente evento de enorme riqueza,o a través de multitud de mensajes motivacionales que gustan del plasma porque suenan a palabras huecas en personal de RRHH que enarbola políticas sustentadas en la Cultura del Miedo mientras escamotea la lenteja.

Convencido para poder convencer, al que sabe que por más que se vista de seda, la empresa, ahora convertida en "Marca" sigue negociando solo para ganar, allí donde todos los demás pierden.

Y mientras, seguimos empeñados en crear políticas y procedimientos que dejamo en manos de empleados descontentos, a pesar de sostener aquellas sonrisas falsas, y que son capaces  de derribar cualquier campaña publicitaria en las que invertimos interesantes sumas de dinero.

Generamos esfuerzos imposibles en borrar huellas pasadas , pero si seguimos gestionando la empresa como antes o usando nuevas formas, adaptándolas hasta hacerlas igual que las viejas, sin modificar el negocio de nada te servirá.

Pongamos el ejemplo  de Youtube de cuando intentamos ver un video de cualquier tipo, aparece el percibido como temido y desagradable anuncio y la reacción de todas las personas que conozco es ver cuando se activa el botón de saltar para decidir si es el momento adecuado para bajar el sonido. De que te vale decir que eres de una forma si realmente no respetas lo que dices que eres.

Parecieran que son nuevos para lograr lo que las estructuras jerarquizadas estiman como lo único bueno o aquello de no cambio nada porque, siendo que eso trajo el éxito pasado ¿Porqué íbamos a cambiarlo?. Lo nuevo, en apariencias. Lo nuevo en cambio superficiales pero allí donde brilla la palabra